El arte y la peste

Carlos Granes

Por Carlos Granés

Hasta hace solo tres meses la palabra “viral” era usada en el mundo del arte para describir el fenómeno que produjo Un violador en tu camino, la performance del colectivo feminista chileno Lastesis. Su canción pegadiza, a la que se sumaban pasos de baile fácilmente replicables, se convirtió en la denuncia global a la única plaga que parecía resistirse al mejoramiento de la salubridad pública: la del machismo violento, abuso a la mujer, violación, feminicidio.

Leer más...

Breviario de inmunología

Manuel Arias MaldonadoPor Manuel Arias Maldonado

Hay un pasaje de los Pensamientos donde Pascal apunta que el ser humano es «la caña más débil de la naturaleza». Tan es así, que no es necesario que el universo entero se alce en armas para aplastarlo: bastan un vapor o una gota de agua. Pero incluso si el universo lo aplastase, añade el jansenista, el ser humano seguiría siendo más noble que aquello que lo mata, pues somos «cañas pensantes» conscientes de su propia mortalidad. Pascal concluye: «Trabajemos, pues, en el bien pensar: éste es el principio de la moral». Ésa es también ahora nuestra obligación; pensar bien aquello que debe ser pensado. Y, naturalmente, solo podemos pensar en una cosa.

Leer más...

Cúnico

savater

Por Fernando Savater

En cuestión de pánicos virales, las cosas no han cambiado tanto desde aquellos terrores del año mil a los que dedicó su tesis Ortega. Se supone siempre que se trata de castigos divinos, no meros accidentes. Antaño los merecimos por nuestra impiedad, por entregarnos a la blasfemia y a la lujuria, por no pagar el diezmo a la Iglesia, por la arrogancia del Rey frente al Papa. Ahora no es Dios propiamente quien nos castiga, sino las contradicciones del capitalismo, y los pecados se llaman consumismo, individualismo, heteropatriarcado, rechazo al diferente, ecocidio, afán de lucro... En cualquier caso, retornan los flagelantes: “¡Arrepentíos, el día se acerca...!”. Algunos escépticos señalan que, si se trata de castigos, Dios o sus franquicias no tienen buena puntería porque fulminan a quien menos lo merece. El gran terremoto de Lisboa (1755) ocurrió la mañana de un día festivo y los fieles que estaban en misa perecieron bajo los escombros de las iglesias. Según Voltaire, si se trataba de escarmentar a los ateos hubiera sido mejor un seísmo a la hora punta de tabernas y burdeles. Por cierto, también Voltaire lanzó un lema que animará a los que hoy lamentan su encierro: “Le paradis est où je suis”.

Leer más...

TE CORONO VIRUS, REY DE LA INCERTIDUMBRE

zuleta

Por Julio Zuleta

Había una vez un planeta llamado Tierra. Al inicio de una de sus etapas de desarrollo surgieron bacterias, plantas y finalmente los animales, uno de los cuales fue el hombre. Este animal se caracterizó por ser gregario, juntándose inicialmente en pequeños grupos para ayudarse mutuamente hasta llegar, con el correr del tiempo, a complejizar su gregariedad, conformando sociedades para mejorar sus condiciones de vida. Sin embargo, fueron surgiendo diferencias entre sus integrantes, algunos se hicieron ricos y poderosos y otros pobres y dominados.

Leer más...

Shamar Stephen Womens Jersey