Finalmente el Congreso aprobó despenalización de aborto

El Senado ayer cerró la tramitación del proyecto de aborto por tres causales, luego de que la Cámara de Diputados lo aprobara dentro de la mañana, en cuanto a las indicaciones que habían sido aprobadas por la Comisión Mixta. En la votación del Senado, votaron en contra del derecho de la mujer a abortar bajo las condiciones extremas consideradas en el proyecto los senadores Andrés Allamand, Francisco Chahuán, Juan A. Coloma, Alberto Espina, Alajandro García-Huidobro, José García Ruminot, Horvath, Hernán Larraín, Iván Moreira, Manuel J. Ossandón, Víctor Pérez, Baldo Prokurica y Ena Von Baer. Tras la votación, los representantes de la coalición conservadora de oposición anunciaron que harína la presentación en el Tribunal Constitucional para frustrar la aprobación parlamentaria.

 Consultado por Emol.com, el abogado constitucionalista Jorge Contesse expresó: “Desde el punto de vista político-constitucional, hay un problema de legitimidad democrática, o sea, se pierde una votación en el Congreso y la oposición impugna una decisión democrática a través del Tribunal Constitucional, por lo tanto, desde el punto de la legitimidad democrática de las decisiones, es un problema porque en el fondo se utiliza el tribunal como si fuera una tercera cámara. Desde el punto de vista constitucional, el proyecto de ley que se aprobó hoy día no tiene problemas de constitucionalidad de la protección de la vida del que está por nacer que está puesta en la Constitución, o sea, si el requerimiento, que lo va a hacer así, va a impugnar este proyecto, diciendo que es contrario a la Constitución porque vulnera esa protección que establece y como le he escuchado, por ejemplo al senador Chahuán, de decir que lo hacen también los tratados internacionales sobre Derechos Humanos. Eso es incorrecto, tanto los tratados internacionales como la Constitución Política permiten la aprobación de un proyecto de ley como este”.

A través de su cuenta de Twitter, la Presidenta Michelle Bachelet expresó que "hoy las mujeres recuperamos un derecho básico que nunca debimos perder: decidir cuando vivimos momentos de dolor”

De esta forma con la reposición de las normas referidas a la interrupción del embarazo de menores de 14 años y las opciones para la autorización, se despachó a ley de despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo cuando la mujer se encuentra en riesgo vital, de modo que la interrupción del embarazo evite un peligro para su vida; también si el embrión o feto padece una patología congénita adquirida o genética, incompatible con la vida extrauterina independiente, en todo caso de carácter letal; de la misma forma cuando el embarazo es resultado de una violación, siempre que no hayan transcurrido más de 12 semanas de gestación. Tratándose de una niña menor de 14 años, la interrupción del embarazo podrá realizarse siempre que no hayan transcurrido más de 14 semanas de gestación.

Actualmente, Chile es uno de los países del mundo más retrasados que aún mantiene una prohibición legal absoluta del aborto, junto con El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra, Malta y El Vaticano. En ellos impera una fuerte imposición machista y arcaica, que menosprecia las libertades y derechos de la mujer.

En el caso de Nicaragua y Chile, resulta contradictorio observar que siendo la oposición chilena y el partido gobernante nicaragüense absolutamente contrapuestos ideológicamente, compartan una visión contraria a los consensos internacionales que permiten el término del embarazo en situaciones extremas.