Karen Espíndola envía carta al TC

Una carta abierta mandó Karen Espíndola a los Ministros del Tribunal Constitucional,  en relación a la revisión de constitucionalidad, que debe hacer ese tribunal, del aprobado proyecto por el Congreso Nacional de ley de aborto por tres causales. Como se recordará, ella tuvo la dolorosa experiencia de un embarazo inviable hace algunos años, y tuvo que sostenerlo debido a la absoluta prohibición del aborto en Chile, uno de los pocos países del mundo donde existe esa realidad que afecta a la mujer, de modo tan drástico e incivilizado.

 La carta fue publicada en El Desconcierto.cl (12/08/17) y expresa: “El Estado me obligó a experimentar a la fuerza un embarazo inviable” expresa Karen Espíndola, quien se define como madre, feminista y libre pensadora, agrega a continuación: “Tal imposición acabó con mi esencia en muchos sentidos”. No solo debió soportar el desarrollo de un embarazo inviable, con todos los traumas que ello implica, sino también, luego de darlo a luz debió constatar su muerte inevitablemente luego de una sobrevivencia de dos años y cuatro meses. "Cuando tenía 12 semanas de embarazo mediante una ecografía detectaron una grave malformación en el cerebro del Osvaldo, llamada Holoprosencefalia Alobar que después evolucionó a semilobar. Yo busqué en Internet y sólo encontré malas noticias: niños muy enfermos, y que algunos no sobrevivían con graves malformaciones. Yo en ese minuto pedí un aborto a los médicos, después de todo lo que vi.  Me informé de la enfermedad y las escasas esperanzas que había de que el Osvaldo naciera vivo. En ese minuto pedí un aborto a mis médicos, pero acá en Chile está prohibido en cualquier circunstancia, cosa que me entere en ese momento", explicaría a El.Mostrador.cl (30/05/14).

Dos duelos que dejaron secuelas y que “después de seis años (…) aún tengo crisis y arrebatos que no puedo controlar. Mis actuales siquiatra y psicólogo me dicen que esas crisis son causadas por haber vivido una situación de extremo traumática”.

Pregunta en su carta publicada en ElDesconcierto.cl: “¿Valió la pena el sacrificio que un país como Chile me hizo vivir a la fuerza? ¿Alguien ganó con todo esto?”.

Por último hace un llamado a los miembros del Tribunal Constitucional a votar dejando de lado sus convicciones religiosas y sus eventuales lealtades políticas, pidiendo que solo se limiten a razonar en estricto sentido jurídico. Si no lo hacen, “sabremos algo evidente: que ni fueron capaces de sacarse el sesgo religioso (…), que no actuaron como jueces, sino como políticos; que no les importó saber que todos los organismos internacionales han declarado que obligar  a llevar a término embarazos en estas tres causales significa para la mujer un trato inhumano, cruel y degradante”.

En sus declaraciones de hace dos años a El.Mostrador.cl diría: "Personalmente no tengo palabras para explicar lo doloroso que significa ver a un hijo sufrir en vano y sin poder hacer nada por remediarlo. Piensen por un segundo en la preocupación que implica cualquier accidente o enfermedad de un hijo y, luego, comprendan que esos pensamientos invadieron mis pensamientos cada día, desde el momento en que supe el diagnóstico de mi hijo y que siguen dando vueltas en mi cabeza. Piensen finalmente en lo doloroso que significa para cualquiera, ver morir a su hijo. ¿Habrá dolor más grande que ese? ¿Se dan cuenta la magnitud de lo que estoy hablando? ¿Por qué entonces no conceder la posibilidad de evitar tanto dolor humano que además resulta pueril para quien se dice defender?".

Texto completo de la carta en:

http://www.eldesconcierto.cl/2017/08/11/carta-al-tribunal-constitucional-por-despenalizacion-de-tres-causales-del-aborto/