Escritora norteamericana advierte sobre fundamentalismo

Para Joyce Carol Oates, escritora norteamericana, su país vive ahora mismo una polarización entre las fuerzas del fundamentalismo y las del laicismo. El laicismo está bajo ataque en todo el mundo, por los islamistas o por los fundamentalistas cristianos en América. La afirmación la hizo Oates al periodista Fernando Domingo-Aldana, en una entrevista para ElPais.com (05/10/17 al concurrir a  Bilbao, donde se le ha concedido el premio BBK Ja!

 Para Oates las instituciones religiosas son estructuras de poder y la gente creyente está siendo manipulada sin saberlo. Son sus líderes los que sacan provecho de ellos gracias al fanatismo. Los mártires islámicos también son manipulados por sus líderes, que no se suicidan sino que utilizan a los jóvenes, les dicen lo que deben hacer y estos obedecen… usan a la gente sin formación y los políticos les manipulan. Les dicen lo que tienen que hacer, cómo votar, no creo que los fundamentalistas piensen mucho por sí mismos.

El libro de Oates que le ha permitido una gran popularidad en España, Un libro de mártires americanos (Alfaguara), es el retrato de dos Américas feroces en su enfrentamiento, que se miran a cara de perro con recelo hasta protagonizar un acto de terrorismo que convierte en mártires a víctima y asesino. No del terrorismo islamista que hoy nos obsesiona, sino del fanatismo cristiano que ha asesinado a varios médicos abortistas en los últimos años. “Los fundamentalistas cristianos, como los islámicos, también están atacando el laicismo”

Se trata un sobrecogedor relato del asesinato de Gus Vorhees, un médico activista que lucha por la causa del aborto, por parte de un fundamentalista que mata y que cree estar cumpliendo órdenes divinas.

En realidad cumple las del Ejército de Dios, una organización terrorista que ha llevado a cabo varios asesinatos del mismo corte en EE UU.

En su novela, el crimen pulveriza la vida de ambas familias dejando un rastro de abandonos, huidas y cicatrices en las vidas quebradizas de las viudas y los niños. La del asesino representa la América pobre y sin educación, granero de votos de Trump. La del médico, la América liberal y bien educada que hoy retrocede. “Hay dos Américas y no pueden ser más diferentes”, dice. “La extrema derecha ha ganado temporalmente y se dedica a cerrar centros científicos y a hacer negocios. Pero creo que es temporal. Yo escribí mi novela antes de Trump: sobre un pulso entre las fuerzas del pasado y las de la educación y el laicismo”.