Uruguay tiene Día de la Laicidad

El parlamento uruguayo aprobó un proyecto de ley por el cual se establece el 19 de marzo como el día de la Laicidad. Se eligió esa fecha en homenaje al natalicio de José Pedro Varela, uno de los mayores intelectuales uruguayos que vivió apenas 34 años, entre 1845 y 1879, y que impulsó en 1876 la reforma educativa que sentó las bases de un sistema público, obligatorio y laico.

El proyecto de ley, fue presentado por los diputados Ope Pasquet (Partido Colorado), José Carlos Mahía (Frente Amplio), Graciela Bianchi (Partido Nacional), Iván Posada (Partido Independiente) y Eduardo Rubio (Unidad Popular).

El objetivo fue que la laicidad "siga siendo la base de la convivencia democrática y pacífica que ha caracterizado a la República y sobre todo buscando que el espíritu laico siga formando parte del ser nacional uruguayo". En la exposición de motivos los legisladores plantearon además que "los fundamentos universales del laicismo se insertan en el concepto republicano del Estado y en el principio universal de la ciudadanía.

Solo en un espacio público de todos, respublica, en el que nos situamos como ciudadanos libres e iguales, es posible garantizar los derechos comunes, sin privilegios ni discriminación en función de las muchas particularidades e identidades que nos diferencian a los individuos desde cualquier otra perspectiva".

El proyecto de ley en su exposición señaló que "la laicidad uruguaya no es antirreligiosa sino antidogmática, puesto que consagra la libertad de culto, sin cercenarla" y agrega que "no es de ninguna manera contraria a la idea de la divinidad que cualquier hombre pueda tener ni a la práctica de ninguna religión, sino que las respeta a todas, pero garantiza a quien quiere no creer en un dogma, la libertad de no hacerlo".

En este sentido, agrega que "la laicidad en Uruguay es la manifestación más clara de la libertad en toda su extensión imaginable, pero es al mismo tiempo una espléndida manifestación de tolerancia hacia todos. Libertad de conciencia y tolerancia — que conduce al respeto por el otro — son las dos grandes columnas sobre las que se sostiene la laicidad".

Aunque en su proyecto apuntaba a otra fecha: el 6 de abril, dado que ese día de 1909 se promulgó la ley que suprimió la enseñanza religiosa en las escuelas públicas. El cambio de día fue para conseguir mayor consenso, que fue casi unánime: 71 de los 72 diputados presentes votaron a favor.

Sólo se pronunció en contra el diputado blanco Rodrigo Goñi, quien dijo que el proyecto busca “imponer una laicidad negativa”.

Goñi consideró que “laicidad correcta sería que la Junta Departamental permita colocar la imagen de la Virgen María en la vía pública”. Justamente, el proyecto

se debatió en medio de la polémica por el rechazo de los ediles de Montevideo a la colocación de una imagen de la Virgen en la rambla de la ciudad. Pasquet aseguró que “creo que esto termina de dar por tierra a cuanto pueda decirse respecto a que la laicidad es una actitud antirreligiosa, contraria a las iglesias”. Para el legislador que impulsó la norma el “Estado laico uruguayo ha superado la prueba del tiempo y ha demostrado que ha amparado todas las formas de libertad religiosa”, así como también estimó que la laicidad “ha sido la base para una convivencia respetuosa entre todos”.