Declaraciones de nuevo presidente de Europa Laica

Para el nuevo presidente de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán, el principal reto que asume en su nuevo cargo es que “la sociedad política asuma el laicismo en esta segunda transición política que estamos viviendo en España”. “Necesitamos una Constitución que establezca un Estado laico y para vivir en una democracia de verdad”, señala quien acaba de asumir el liderazgo de esta asociación sucediendo a Francisco Delgado, quien estuvo nueve años en ese cargo.

En una entrevista publicada por LaVanguardia.com, estima que el Estado destina a sufragar instituciones y actividades religiosas, del orden de los 11.000 millones de euros anuales, aunque cree que esa cifra es mayor.

 

“La Iglesia católica es una corporación con muchísimo poder en España: las escuelas y colegios, las universidades, su red hospitalaria, su red de geriátricos y residencias de ancianos, su red de asistencia social, sus orfanatos y residencias para niños y niñas tuteladas, su gran patrimonio cultural e inmobiliario, su participación en medios de comunicación social, su participación en entidades financieras diversas. Es un conglomerado de cientos de miles de empleos y miles de millones de euros y la mayoría de estos negocios reciben subvenciones públicas y exenciones fiscales de todo tipo”.

“La mayoría de los ciudadanos no entiende porqué de sus impuestos vaya dinero para pagar al clero. La casilla de otros fines sociales se introdujo para dar cobertura a la casilla de la Iglesia. Al principio no existía. Es una coartada para seguir manteniendo esta financiación directa al clero. Las religiones se deben autofinanciar”.

En la entrevista concedida a EFE, denuncia que las administraciones públicas del Estado están pagando anualmente a cerca de 18.000 catequistas para que den "adoctrinamiento religioso" en el colegio, cuando la religión, como fenómeno histórico y social, se podría dar en las asignaturas de las áreas de Humanidades.

Gómez defiende una escuela "libre de creencias dogmáticas" y "un lugar inclusivo de encuentro y no de segregación del alumnado por profesar tal o cual religión".

“Las administraciones públicas del Estado español están pagando a cerca de 18.000 catequistas para que den adoctrinamiento religioso en el colegio. Es una barbaridad. Ahora las religiones minoritarias y particularmente el islam están exigiendo el mismo trato que la Iglesia católica y exigen catequistas del islam en los colegios. Es todo un despropósito” afirma.

“La escuela pública – agrega - tendría que ser una escuela libre de creencias dogmáticas y convertirse en un lugar inclusivo de encuentro y no de segregación del alumnado por profesar tal o cual religión. La religión, como fenómeno histórico y social, se puede dar en las áreas de Humanidades por los profesores y profesoras de ciencias sociales e historia”.

Respecto de los Acuerdos entre España y el Vaticano considera que son anticonstitucionales: “Para avanzar en la democracia y en el laicismo es un requisito esencial. Creo que los nuevos partidos que han surgido y muchos de los políticos y políticas más jóvenes de los viejos partidos son conscientes que hay que acabar con este anacronismo”