Evitar impuestos para financiar a políticos

La Coalición Secular de EE.UU. ha condenado una disposición en el proyecto de ley de reforma tributaria de la Cámara (H.R. 1), que derogaría la Enmienda Johnson. La Enmienda Johnson prohíbe a las organizaciones sin fines de lucro involucrarse en campañas políticas partidarias, incluyendo apoyar u oponerse a candidatos para cargos públicos. La derogación de esta regla permitiría a las organizaciones religiosas operar contra la separación de la iglesia y el estado", dijo Larry T. Decker, director ejecutivo de Secular Coalition for America.

 La enmienda Johnson, conocida también como 501C3, fue presentada en 1954, por el entonces senador Lyndon B. Johnson (en la foto), quien sería posteriormente Presidente de EE.UU. y ha sido un fuerte freno a la financiación de la política por parte de las congregaciones religiosas.

"Estos miembros del Congreso temen introducir una derogación de la Enmienda Johnson como una ley independiente porque saben que fracasaría. Por lo tanto, en un intento por cumplir la orden de la derecha religiosa, han ocultado esta disposición dentro de los impuestos. Las organizaciones sin fines de lucro ya están exentas de impuestos y transparencia financiera. La derogación de la Enmienda Johnson otorgaría a las iglesias un poder sin precedentes y las eximiría de toda responsabilidad ante los contribuyentes y los feligreses que llenan sus arcas. Si el Congreso no defiende la Primera Enmienda, lo haremos nosotros".

Una encuesta nacional publicada en marzo encontró una rotunda mayoría de estadounidenses (72%) que apoya la Enmienda Johnson, incluida la mayoría de los republicanos (67%), los demócratas (76%) y los votantes de Trump (66%). Una encuesta publicada en febrero halló que un número abrumador de pastores evangélicos (89%) se oponía a la idea de que el clero apoyara a los políticos desde el púlpito.

"No creo que los pastores o las iglesias deban tratar de ser apolíticos, pero creo que el límite de todas las organizaciones sin fines de lucro, que se mantienen en el estándar de no apoyar a un candidato específico, es razonable", dijo el pastor Chris Legg, del South Spring Baptist Church en Tyler, Texas. "Ser una organización sin fines de lucro no es un derecho, sino un privilegio que viene con algunas restricciones y responsabilidad. Diría que si un pastor cree que Dios los llama a hablar abiertamente en apoyo de un candidato, u oponiéndose a uno, están obligados a seguir el liderazgo de Dios y deben hacerlo, sin exenciones de impuestos. Afortunadamente, nuestras leyes actuales establecen una forma legal y completamente apropiada de hacerlo actualmente”

"Por supuesto, nos oponemos a cualquier cambio en la Enmienda Johnson y me enorgullece apoyar a mis hermanos y hermanas de la comunidad religiosa que han expresado su sincera preocupación por las consecuencias de esa derogación", dijo Decker. "Está claro que los únicos partidarios de esta cruzada contra la Enmienda Johnson son los elementos marginales de la derecha religiosa que no se preocupan de difundir la palabra de Dios".