Grupos evangélicos no tradicionales envueltos en la pasión eleccionaria

El neopentecostalismo se está convirtiendo en un activo protagonista de la política chilena, al revés de las tradiciones protestantes más antiguas del país, que siempre han expresado una abstinencia o prescindencia en las contingencias políticas, a pesar de que hay políticos de esas religiones en distintos momentos de la vida política chilena. Sin embargo, los pastores de esas confesiones tradicionales han mantenido una grey de opciones políticas diversas, que no han teñido de color político a sus iglesias, salvo algunas excepciones notables.

 Sin embargo, el neopentecostalismo pretende ser no solo una religión sino también una opinión política activa. Es lo que se ha manifestado en Brasil, muy cercano a la política y a la corrupción; en EEUU, muy cercano a la opinión política blanca y ultraconservadora; en Nigeria, muy vinculado a sectores políticos de carácter empresarial.

No es extraño entonces, lo que informa LaTercera.com (15-11-17), que hasta las oficinas de Apoquindo 3000 llegaran ayer al mediodía representantes del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas, entre ellos, Eduardo Durán Castro y Cristián Nieto, para reunirse con Andrés Chadwick, jefe político de la campaña de Sebastián Piñera.

El encuentro, según asistentes, fue fijado en el marco de las peticiones que tiene ese sector respecto de diferentes temas, principalmente en lo valórico; y, además, “en medio de la inquietud que tienen algunos pastores, según han trasmitido dirigentes de Chile Vamos, por la falta de hechos concretos por parte de Piñera hacia ellos. Esto, dicen las mismas fuentes, en contraste con el candidato independiente José Antonio Kast, quien apunta al “mundo evangélico” y que, hace algunas semanas, presentó cincuenta medidas para ellos”.

Kast incluyó en su franja televisiva al David Hormachea, a quien en la oposición consideran como un influyente pastor evangélico que expondrámañana en su cierre de campaña. Este neopentecostalista, según The Clinic,cl (23-07-17), es probablemente, el evangélico chileno más influyente en el mundo de habla hispana. Radicado hace 20 años en Estados Unidos, es autor de 16 libros, y diariamente más de 800 estaciones de radio cristianas transmiten su programa a una audiencia potencial de un millón de personas. Hoy, decía ese medio, está listo para usar esa influencia para modificar las costumbres cívicas del pueblo evangélico, que históricamente ha visto a la política como un lugar de pecado.

En tanto, Chadwick señaló que “me he reunido, al igual que el Presidente Piñera, con diferentes agrupaciones cristianas”, entre ellas con la Coordinadora de Unidades Pastorales, Grupo Reforma Chile y el Consejo Nacional de Obispos y Pastores. “Nos han expuesto distintos temas, tanto valóricos como también sus iniciativas”.

En el comando, dice La Tercera.com, explican que con estos encuentros apuestan a fidelizar el voto de los sectores evangélicos, pensando en un eventual balotaje. Esto, debido a que según estudios internos del equipo de Piñera, un 70% del electorado de Kast - que incluye a sectores evangélicos - sufragará por el ex mandatario en segunda vuelta. En ese sentido, la apuesta es lograr que no se queden en sus casas el 17 de diciembre.