Irán, el imperialismo de lo espiritual

je suisRedacción Iniciativa Laicista

Esta mañana, a pocos días del tercer aniversario del trágico atentado contra el equipo de redacción de Charlie Hebdo, Laurent Joffrin publica, en su “Carta política” de Libération, una reflexión muy interesante. Partiendo de la crisis iraní, pone en evidencia los desastres que produce la religión tan pronto como se mezcla con la política. “El Irán actual es una teocracia”, dice Joffrin. “Ese país de cultura y creatividad vive bajo la férula de religiosos oscurantistas que mantienen la sociedad en las redes de una dictadura minuciosa. Los mollahs controlan no solamente el Estado, las finanzas y el ejército, sino también la prensa, las pantallas, la vida cotidiana y hasta la vestimenta.”

 

En ese contexto, el “juego político” se limita a confrontaciones entre distintos grupos chiitas, pero las bases no cambian. Y a pesar de que las protestas actuales parezcan ser de origen económico o social, vuelven a lo mismo, ya que se pone en tela de juicio, por ejemplo, gastos de política extranjera para sostener a aliados cercanos al nivel religioso, o subvenciones a asociaciones religiosas, o la gestión de los “bancos islámicos”. Mientras tanto, el control represivo queda asegurado por los “guardianes de la revolución”, que son herederos puros de Khomeini. Todo esto constituye lo que Joffrin llama “el imperialismo de lo espiritual”, detectando síntomas de esta enfermedad del siglo XXI hasta en “la alianza de Trump con la facción evangélica” que afecta gravemente su política. Sin hablar por supuesto de la situación de Israel, o de la ortodoxia en Grecia. Esto llega a hacer de “Dios, persona privada”, un poder que rige la vida civil y se mete en asuntos que no le incumben. Joffrin concluye su editorial diciendo que “el secularismo en los regímenes de derecho, o la laicidad en Francia, permanece uno de los bienes más preciosos para todos los que siguen apegados a la libertad.”

 

1 Laurent Joffrin (de su nombre real Laurent Mouchard) es un periodista francés. Fue director de redacción del semanal Le Nouvel Observateur, entre 2011 y 2014 (sigue como colaborador), y ejerce actualmente esta función en el cotidiano Libération, junto con Johan Hufnagel. Es autor de  La Gauche en voie de disparition, Seuil, 1984, La Gauche retrouvée, Seuil, 1994 et Histoire de la gauche caviar, Robert Laffont, 2006, entre numerosas obras