La furia de Trump contra la “caravana” de migrantes.

migración Honduras

Redacciòn Iniciativa Laicista

La palabra “caravana” tiene una larga tradición, evocando grupos de viajeros, nómadas o comerciantes que cruzan regiones desérticas o poco seguras con sus mercancías, con camellos u otros animales de carga. Nunca suena muy tranquilo el viaje ni fácil el recorrido, pero en general, si empezaron a caminar, era por necesidad. A veces provoca escalofríos, como la “Caravana de la muerte” que surcó Chile en octubre del 73 y todavía hiela la sangre solo al escuchar su nombre…

Estos últimos días, ha preocupado la “caravana” de familias que proceden de Honduras, El Salvador y Guatemala y caminan hacia el norte con mochilas y bolsos. Y ahí está Trump, por supuesto, lanzando de nuevo sus discursos antinmigrantes mientras se acercan las elecciones de mitad de reinado, y una oleada ácida de mensajes racistas en Twitter.

Su primera reacción, como era de esperar, fue “cerrar la frontera con México y enviar a la guardia nacional a custodiarla si el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto no [lograba] cerrar el paso a los inmigrantes ilegales” (reportado por BBC News). Declaración a la cual responden por supuesto las personas entrevistadas al borde del camino: “¿Como podemos ser ilegales si todavía no alcanzamos a llenar ni un documento?”

Uno de los “twits” del macabro presidente fue textualmente: "Debo, en los términos más enérgicos, pedir a México que detenga este ataque, y si no puede hacerlo, llamaré a los militares de EE. UU. y cerraremos nuestra frontera sur." Poco después, felicitó a México por el control instalado a lo largo del borde con Guatemala, aprovechó el impulso para echar la culpa de la inmigración ilegal a los Demócratas, y amenazó de nuevo eliminar toda ayuda a Centroamérica.

En todo caso, esta triste “caravana” es solo la punta del iceberg, y no es la actitud de Trump que ayudará a resolver una crisis que está empeorando a gran velocidad en la región. No es gritando por todas partes que “los inmigrantes están infestando el país”, ni culpando a sus opositores políticos, ni planteando que las elecciones cercanas, que se presentaban como “un referéndum sobre su mandato”, tendrán ahora la caravana como tema principal. Lo que sí estamos constatando cada día es una baja del nivel mínimo exigible a un presidente estadounidense…