Director de IL en acto ecuménico

          El 09 de noviembre se ha realizado en Santiago, la conmemoración de los 78 años de la Reichspogromnacht o Noche de los Cristales Rotos, a través de una ceremonia ecuménica organizada por la Iglesia Evangélica Luterana y la Confraternidad Judeo Cristiana de Chile.

          El acto tuvo lugar en la Congregación Luterana La Reconciliación en calle Alonso de Carmargo en Las Condes, y fue especialmente invitado el director de la revista “Iniciativa Laicista” a exponer su pensamiento y reflexión sobre los hechos conmemorados y el valor de la tolerancia.

          La ceremonia fue presidida por el pastor luterano Johannes Merkel y el rabino Samuel Szteinhendler, y contó con la presencia de los Embajadores de Alemania, Austria e Israel, el Nuncio Apostólico, y representantes de distintas comunidades religiosas evangélicas y católicas.

          En su intervención Sebastián Jans expresó que “si hay algo que primó en la antesala, durante y posteriormente, en la Noche de los Cristales Rotos, fue precisamente la conjunción perversa del odio racial, del odio religioso y del odio cultural, en una voluntad  expresada a través de una ideología política. Entre los propósitos que insuflaron la intolerancia de aquella ideología demencial, manifestada en una acción política concreta,  convergen con absoluta claridad esos tres elementos que he mencionado.

          Y cuando las tenemos presentes en cualquier sociedad, como lo fue la sociedad alemana de los años 1930, lo que viene a hacerse tangible en la forma como opera esa disposición política, donde, a los componentes señalados, se agregan otros tres elementos determinantes: el ejercicio desnudo del poder, lejos de cualquier consideración ética, la hegemonía y la exclusión.

          La intolerancia y la odiosidad como categorías políticas adquieren relevancia solo en la medida que hay poder y ese poder es ejercido en función de determinados objetivos, pretendiendo y construyendo la hegemonía, y aplicando, una vez consolidados los pasos anteriores, la exclusión de aquellos a los que se considera prescindibles dentro del modelo que se pretende imponer”.