Los ataques a la libertad de prensa crecieron en 2018

INFORME RSF

Redacción Iniciativa Laicista

De acuerdo a información entregada por Reporteros Sin Fronteras, 63 profesionales de las comunicaciones fueron muertos; 348 fueron encarcelados, y 60 secuestrados

El balance es para nada alentador: Reporteros Sin Fronteras entregó su informe anual 2018, donde se establece que murieron 63 personas ligadas a los medios de prensa; 348 fueron encarceladas, y 60 secuestradas, lo que hace que la libertad de prensa haya exhibido un retroceso ostensible.

Los índices de asesinatos, encarcelamientos y secuestros han aumentado dramáticamente. Los actos violentos contra los informadores han repuntado respecto a otros años, según el balance de RSF, que eleva a 80 el número de periodistas asesinados mientras ejercían su labor (un 8% más que el año anterior), si se cuenta también a los colaboradores de medios y a los llamados periodistas-ciudadanos.

    Actos de violencia se han sucedido en todos lados, incluso en naciones donde, aparentemente, reinaba la paz. Un ejemplo de ello es el asesinato del periodista eslovaco Jan Kuciak, de 27 años, y que investigada un caso de corrupción en su país. Lo anterior se une al vil asesinato de la periodista de origen maltés Daphne Caruana Galizia, quien también indagaba en un entramado de corrupción ligado a las altas esferas del poder.

En América, particularmente en los Estados Unidos, se produjo un tiroteo contra la redacción del jornal The Capital Gazette, matando a cinco profesionales de la prensa. Esto posiciona a Estados Unidos como una de las nacionales más mortíferas para ejercer el rol de los comunicadores, quienes están llamados a entregar información eficaz y fidedigna a la ciudadanía. Rol no menor hoy por hoy.  

    El informe de RSF sostiene que la inquina contra los medios de comunicación  y sus miembros se ha extendido por todos los rincones del mundo y desde las más altas esferas de poder, las cuales han hecho hasta lo posible por poner escollos y distorsionar el trabajo periodístico. El presidente de EE UU, Donald Trump, califica a los periodistas como “enemigos del pueblo”, y en Polonia, la nueva ley de medios públicos ha provocado despidos masivos y el estrangulamiento económico de las publicaciones críticas

    Asimismo, y como era de esperar, en aquellos países en que las libertades permanecen restringidas, como por ejemplo Nicaragua y Venezuela, se ha visto un redoblamiento de la censura medial: por todos es conocido el asalto a las oficinas de prensa y la limitación de acceso al papel por parte de los medios impresos para restringir su difusión por no mostrarse favorables a las decisiones y políticas del gobierno local. Del mismo modo, hace pocos días dos periodistas de Europa Press y Diario de Mallorca sufrieron la incautación de sus teléfonos celulares, situación que generó polémica y que obligo

En España, la incautación policial de los teléfonos móviles de dos redactores de Europa PressDiario de Mallorca ha desatado una oleada de críticas.

Estas situaciones y la acción por parte de políticos y lideres de distintos ámbitos contra la prensa tienen “Consecuencias dramáticas y se traduce en un aumento muy preocupante de las violaciones de los derechos de los periodistas”, comentó el secretario general de RSF, Christophe Deloire, añadiendo que es posible ver esta situación desde las redes sociales, principalmente Facebook y Twitter, donde las amenazas y diatribas contra los medios y los profesionales de éstos es ostensible.

En el ranking elaborado por la ONG, Afganistán lidera la lista de los países más letales para el trabajo de la prensa, con 15 profesionales muertos desde la caída del régimen talibán en 2001. Tras Afganistán, le siguen Siria y México, con 11 y 9 comunicadores fallecidos, respectivamente. En el caso particular mexicano, RSF destacó que se trata del país no envuelto en un conflicto bélico más peligroso para los reporteros.

Con todo, entre las bombas y las torturas en prisión,  el conflicto en Yemen ha cobrado la vida de 8 periodistas.

REPORTEROS PRESOS

    Este año, el número de profesionales de la prensa encarcelados creció en comparación al año anterior. De hecho, durante 2017 326 reporteros padecieron esta condición; mientras que antes de terminar 2018 la cifra va en 348. Las detenciones se han dado principalmente en países de oriente como Irán, Arabia Saudí, Egipto, Turquía y China. “El hecho de que en 2018 el número de reporteros detenidos haya descendido, respecto a 2017, no debe engañar: muchos periodistas fueron puestos en libertad condicional, pero aún esperan su proceso su juicio en apelación”, reza el informe de RSF.

    En línea similar esta lo que ocurre con los periodistas secuestrados: 2018 se va con 60 reporteros en esa condición, versus los 54 de 2017. Estado Islámico se arroga la calidad de principal raptor con 24 rehenes