LATINOAMERICA LE PIERDE EL MIEDO A DENUNCIAS POR ABUSOS EN LA IGLESIA

ABUSOS ECLESSIA

Por José Miguel Corral

Una Organización no gubernamental británica sostiene que México, Chile, Argentina y Colombia comienzan a despercudirse del tabú a hablar del tema

La Iglesia Católica Latinoamericana es la protagonista de la “tercera oleada” (la primera fue en Estados Unidos en 2002; la segunda, en Europa y Oceanía, simultáneamente) de casos de abusos contra menores por parte de sacerdotes, de acuerdo al último estudio realizado por la ONG británica Child Rights International Network (CRIN) sobre la defensa de los derechos de los niños. 

Este es el primer análisis del fenómeno en los 18 países de habla hispana del continente, más Brasil, en el cual, además, se estudian las respuestas al mismo en términos legales y de respuesta de las instituciones competentes. “El resultado más evidente es establecer la realidad de la escasez de datos, crear un punto de partida para que la Iglesia y los Gobiernos empiecen a investigarlo. Sigue siendo un tabú, ha habido menos cobertura de los medios y falta una conversación pública sobre el tema”, resume Víctor Sande-Aneiros, uno de los investigadores.

ABUSOS ECLESSIA 2A la vanguardia de las denuncias sobre casos de pederastia por parte de clérigos católicos están: México (al menos 550 denuncias), Chile (243), Argentina (129) y Colombia (137), los cuales sólo entre ellos, totalizan más de mil acusaciones. Lo anterior, contrasta con aquellas naciones donde el problema parece aun invisible: Cuba, Ecuador, Honduras y Brasil, el mayor país católico de la región, parecen no hacerse eco del problema. Sin embargo, en el caso de Brasil -sostiene CRIN-, el problema puede estar en la poca difusión medial que se le da al tema, ya que, de acuerdo a un estudio interno realizado por El Vaticano, en 2005 se estimaba que 1 de cada 10 sacerdotes brasileños estaban implicados, directa o indirectamente, en casos de abusos, esto es, aproximadamente 1.700 curas. “La lección que hemos aprendido de los países de todo el mundo es que un largo silencio puede presagiar los mayores escándalos de abusos. La oleada de revelaciones en América Latina sigue creciendo y se espera que los grupos de sobrevivientes en países como Argentina y Chile inspiren a los de otros países de la región para alzar la voz”, explica el estudio. La ecuatoriana Sara Oviedo, ex vicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño de la ONU y relatora de la Santa Sede en enero del 2014, opina que este informe "es un esfuerzo significativo para los activistas de toda América Latina, por su información sistematizada y por sus recomendaciones sirve para la estrategia que se está organizando para lograr que la Iglesia católica entregue a la justicia a los abusadores sexuales".

La ONG publicó anteriormente (en 2014) un informe sobre abusos sexuales en la Iglesia a nivel global. En el mismo, sostenía que América Latina era el destino final de muchos sacerdotes investigados y acusados de agresiones provenientes de Europa y Norteamérica, principalmente. “Además, el número de denuncias era muy bajo en comparación con otros países con poblaciones católicas mucho más pequeñas, entonces quisimos centrarnos en una región donde todavía no se había producido un destape de revelaciones”, explica.

Un acápite interesante del estudio de CRIN lo constituye en que dice relación con las principales formas de encubrimiento de los abusos que está usando la Iglesia: trasladar al acusado, culpar a las víctimas y a sus familias, y pagos secretos por su silencio. Asimismo,  la manipulación psicológica, como en un caso en la Archidiócesis de Cali, en Colombia, en el que una psicóloga nombrada por la Iglesia había entrevistado a los niños y los había amenazado para que no siguieran adelante con su denuncia, diciéndoles que era un ataque contra la Iglesia, que irían al infierno y que perderían el juicio y acabarían en la cárcel. En Ecuador, una psicóloga asignada por la Archidiócesis de Cuenca le exigió a una víctima de abusos que pidiera perdón al sacerdote César Cordero, acusado de violarlo durante su infancia.

Shamar Stephen Womens Jersey