Aborto por tres causales: Preocupación por demora legislativa

Consultada por Iniciativa Laicista, Carmen Mardones Hauser, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Chile, ha expresado su preocupación por la postergación que se ha venido evidenciando en la agenda legislativa del proyecto de aborto por tres causales.

Nos recuerda que, con fecha 7 de mayo del año 2015, Susana González Couchot ex Gran Maestra, presenta la Declaración de la Masonería Femenina sobre las tres causales del aborto en el país, que con fecha 31 de enero del 2015 el Ejecutivo había enviado a la Cámara de Diputados.

El pasado martes 6 septiembre del presente año – hace presente - la comisión de Salud del Senado se aprobó la idea de legislar el aborto por tres causales: en caso de violación, inviabilidad de feto o riesgo vital de la madre. Con esto se continúan los trámites legislativos hasta llegar a la Cámara Alta, desde el Gobierno se expresó el deseo de tramitar esta iniciativa antes que termine el periodo legislativo del 2016.

En relación al este proyecto, indica que “como masonería femenina, exponemos nuestra preocupación por la postergación que este proyecto de Ley ha tenido en el Congreso de Chile. Esta situación conlleva que muchas mujeres del país sigan teniendo que abortar en la ilegalidad, asumiendo riesgos vitales, de salud física y emocional, así como, arriesgando ser imputadas por la justicia chilena. Además, los abortos clandestinos que se practican sin condiciones sanitarias adecuadas son experimentados por las mujeres más pobres y excluidas del país. Es imposible desconocer que la realidad del aborto en Chile para mujeres con recursos económicos es otra, quienes pueden acceder a clínicas privadas o viajan a países de la región donde esta despenalizado el aborto, pudiendo así ejercer sus derechos sexuales y reproductivos”.

La Gran Logia Femenina de Chile – explica - manifiesta disconformidad al trato desigual y violento que el Estado entrega a las mujeres. Vemos necesario una nueva Constitución Política de Chile donde se incorpore el reconocimiento explícito de la igualdad entre varones y mujeres ante la Ley; con resguardo a los derechos específicos entre los sexos: como es la libertad de las mujeres para decidir sobre sus cuerpos y con la posibilidad de elegir una maternidad libre y responsable. Para esto es necesario que el país recupere una Ley que permita la interrupción del embarazo y consolide una postura acorde a los consensos internaciones en esta materia.

Desde nuestro principio de laicismo – expresa - practicamos la libertad de conciencia y el derecho a decidir, estamos comprometidas con los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres del país. Asimismo, visualizamos la necesidad imperante que se establezca una educación sexual desde los primeros años de educación para las niñas y niños de Chile, así se respete la diversidad de géneros y el derecho a optar por la maternidad o paternidad.