DIÁLOGO ABIERTO

dialogo abierto2YOKOTA

 

INICIATIVA LAICISTA  dialoga esta semana con el doctor PATRICIO YOKOTA BEURET, médico neurocirujano del Hospital Carlos Van Buren, de Valparaíso, y Jefe de Cátedra de Neurocirugía en la Universidad de Valparaíso.

 Entrevista de Gonzalo Herrera.

 

IL.- Dr. Yokota, usted trabaja en uno de los principales hospitales de la Región de Valparaíso, debiendo soportar la demanda creciente de contagiados por Covid-19. Incluso debieron sufrir la muerte por esta misma causa de Karen Figueroa, funcionaria del Hospital. Ante situaciones tan extremas como las que el personal de salud vive a diario, ¿cómo se mantiene el ánimo en alto y al mismo tiempo la cabeza fría para tomar decisiones complejas?

PY.- Esta pandemia del COVID 19 nos ha cambiado a la vida a todos. Claramente existirá un antes y un después de esta dolorosa experiencia. Siendo una crisis en la vida nacional, lo es especialmente en el sector de salud. El hospital Van Buren ha debido adaptarse estructuralmente para responder a las necesidades de la población y hemos tenido que presenciar como todos los servicios y, en especial, nuestro servicio de Neurocirugía ha sido desmantelado, hemos perdido dependencias valiosas que nos han hecho tambalear. Ya es difícil ir al hospital por todos los riesgos que conlleva, para además ir a trabajar en situaciones de incomodidad donde nuestro trabajo –que requiere mucha planificación quirúrgica y discusión clínica– se ve limitado. El personal de salud tiene miedo, están conscientes que son un factor de riesgo para sus seres queridos y eso puede significar la muerte. Tratan de hacer su trabajo lo más profesionalmente posible, enfocándose en el paciente, y el ánimo se logra al trabajar en equipo, al darse cuenta que todos contribuyen. Si alguno está desanimado el grupo logra contenerlo y reencantarlo.  Lo difícil es tomar decisiones correctas cuando hay tantas emociones en juego, tantas preocupaciones. Aquí aparece la humildad para reconocer todas nuestras limitaciones como seres humanos, tomar las mejores decisiones del momento presente y confiar que esa conducta ayudará al paciente comprometido. Aparece el fenómeno de la aceptación.

IL.- Hay una diferencia enorme entre el número de infectados en la Región Metropolitana y la tendencia que se aprecia en regiones, aun cuando Valparaíso sea la segunda zona con más contagios de Covid19 en el país. ¿Se ha podido establecer la causa de esta desproporción? ¿Se trata simplemente del hacinamiento en que deben vivir los sectores más pobres de la población o incide en esto también la actitud de desafío que parecen oponer los jóvenes a las medidas impuestas por la autoridad sanitaria?

PY.- Yo viajo todos los días a Valparaíso y me sorprendo, temprano en la mañana, por la cantidad de gente que hay en las calles. Sin respeto al distanciamiento físico y al uso adecuado de mascarillas. Me llamaba la atención por qué no había más gente infectada. Al poco tiempo los números me fueron respondiendo y no me sorprende que seamos la segunda región, con más pacientes contagiados en Chile. Comparto la opinión que mucha gente vive precariamente, hacinada y debe ganarse el sustento cada día. Si no trabaja, no hay comida en la casa. No he visto una provocación de parte de los jóvenes actualmente, pero no me sorprendería que pudiera aparecer esta conducta, si se prolonga la cuarentena obligatoria.

IL.- ¿Han experimentado en el Hospital Van Buren la escasez de recursos intensivos y de suministros médicos a los que tanto se teme?

PY.- En este período del año, lo habitual es que las camas críticas estén ocupadas en su mayoría por pacientes con patologías respiratorias. De hecho, para operar un paciente complejo neuroquirúrgico se debe gestionar siempre la cama en la mañana, para poder hacer un cupo. Muchas veces no se puede realizar lo programado por falta de camas. Se han abierto otras camas críticas para paciente con COVID y todavía quedan algunas disponibles. De hecho, los pabellones electivos fueron transformados para pacientes que requieran ventilación mecánica. Actualmente solo se están operando pacientes de urgencia. Excepcionalmente se programa un paciente electivo. Esto ha provocado un problema muy grave para los pacientes que se encuentran en las listas de espera.

IL.- ¿Cree usted que una vez superada la etapa crítica, el país deberá replantearse el modelo de privatización de salud para la clase media y sectores de mayores ingresos, restringiendo el sistema público —con una severa disminución de recursos— a los más pobres? Porque lo paradójico es que en situaciones tan extremas como las que enfrentamos, es el sistema público de salud el que debe poner el pecho al frente…

PY.- La situación actual de pandemia nos ha visibilizado aquello que no queríamos ver. Que sospechábamos, por las características del modelo neoliberal, pero que no era evidente: la tremenda desigualdad social que se vive en Chile. La mayoría de los ciudadanos ha perdido su soberanía y se sienten impotentes de ver y vivenciar que el modelo favorece a los sectores económicos altos, pero que no representa a una gran cantidad de compatriotas de sectores económicos medios y bajos. Hay una gran injusticia social y los grandes grupos económicos no quieren perder sus privilegios y sus grandes ganancias. El 85 % de la población se atiende en el sector público, el que tiene muchas patologías complejas y de alto costo. Incluso los pacientes privados que se vuelven complejos y caros son dejados de lado por las isapres y acuden al sector público a pedir ayuda desesperados. Entonces la pregunta esencial es qué queremos la mayoría de los chilenos. Una salud pública digna, de calidad y para todos. Que no exista discriminación económica con el tipo de atención que necesitan los pacientes. Algunas  veces  podemos curar los pacientes enfermos, pero en muchas otras ocasiones, cuando padecen enfermedades incurables y dolorosas, solo los podemos acompañar. La medicina siempre puede aportar con una mirada integral, compasiva y digna. Para los momentos más difíciles de la historia de salud en Chile, ha sido la Salud Pública y los recursos públicos  los que han dado el mayor apoyo al pueblo de Chile.

 

Shamar Stephen Womens Jersey