DIÁLOGO ABIERTO

dialogo abierto2gomberoffIniciativa Laicista dialoga esta semana con ANDRÉS GOMBEROFF, Licenciado en Ciencias Físicas y Doctor en Física por la Universidad de Chile, autor de varios libros académicos y de divulgación científica, docente de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Entrevista de Rogelio Rodríguez.

 

IL.- ¿Piensa usted que con el despliegue de esta pandemia la ciencia se ha "empoderado", esto es, la gente ha reconocido la importancia que tiene para beneficio de la vida humana? ¿O sigue igual que antes, con una insuficiente valoración?

AG.- No estoy seguro de que la valoración que tiene la comunidad de la ciencia sea insuficiente. Creo que, en general, vivimos en una sociedad con pocos intereses y  curiosidad. Tanto acerca de lo que nos rodea, la naturaleza, el universo, como de lo que hace la gente que nos rodea. La mayoría de la gente sabe que la ciencia es importante, es fuente de tecnología. Durante una pandemia requerimos de esa tecnología como nunca antes. El problema es que lo que no sabe la mayoría es que la ciencia es una empresa lenta, que difícilmente resuelve emergencias producidas por un agente desconocido. A veces los científicos mismos  dan una imagen de seguridad frívola, llenando el ambiente con curvas, datos y opiniones cuando en realidad no saben mucho.

 

IL.- ¿Estima que, en nuestro país, el Ministerio de Ciencias juega un rol importante frente a la crisis sanitaria? ¿Podría ser mayor su aporte?

AG.- Por lo mismo que dije antes, es difícil medir los aportes en medio de una crisis creada por un agente desconocido. Prefiero asumir que todos están haciendo todo lo que está a su alcance para ayudar.  Esto está lejos de terminar. No ha terminado en Europa tampoco, en donde solo cedió un primer brote, y mientras no hayan vacunas o tratamientos certeros nadie puede predecir lo que ocurrirá. Solo cuando todo termine podremos evaluar.

 IL.- Los medios de comunicación han abierto espacios para la presencia de algunos hombres de ciencia, en especial médicos y biólogos. ¿Qué otras disciplinas científicas debieran también tener tribuna en estos momentos, por la relevancia de su enfoque, para contribuir a enfrentar la contingencia?

AG.- La tribuna mediática no es lo más importante por estos días.  Confío que médicos, enfermeros, epidemiólogos, biólogos, ingenieros  y muchos otros  están todos ayudando tanto como pueden ante esta emergencia tras bambalinas. Los medios están ya un poco saturados y no es mucha la información nueva que se puede dar. Lo importante es comunicar a la población el pequeño puñado de medidas de confinamiento, higiene y distanciamiento social que es importante que todos cumplan.

 IL.- ¿Qué responde, como académico y científico,  a quienes creen que esta pandemia es un castigo de Dios o un virus extraterrestre o una enfermedad creada en laboratorio por mentes terroristas?

AG.- Son tres posibilidades bien distintas. No soy creyente, por lo que la discusión sobre lo divino no me interesa. Los religiosos pueden pensar lo que quieran, pero de todos modos irán por las vacunas cuando estén listas. A los conspiracionistas trato de mostrarles la evidencia. Pero  en general no les importa lo que uno diga. A esos los perdimos.

IL.- ¿Qué mensaje le gustaría entregar a nuestra población?

AG.- Ante tanta discusión y críticas me gustaría insistir en que la ciencia tiene una escala temporal muy distinta a la política. Los gobiernos duran 4 años, las vacunas y tratamientos médicos demoran décadas (aún no tenemos una vacuna contra el VIH).  Sobre el COVID19 sabemos menos que sobre el AIDS. Debemos tener paciencia, debemos preocuparnos por nuestra salud y ayudar a quienes están perdiendo todo. Debemos ser solidarios. La creatividad humana sabrá, desde algún rincón disciplinar que no podemos predecir, dar una solución. En el entretanto es bueno mantener la calma y practicar la solidaridad en silencio.

Shamar Stephen Womens Jersey