Diálogo Abierto

dialogo abierto2
edmundoFlamante ganador del Premio Nacional 2020 en Ciencias Aplicadas y Tecnológicas, nuestro entrevistado del Diálogo Abierto de esta semana, el destacado investigador y académico EDMUNDO ACEVEDO HINOJOSA, ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile y profesor emérito de dicha Casa de Estudios, ya posee en su currículum varios reconocimientos previos como  el Premio a la Actividad Docente en la Universidad de Chile (1977, 1983 y 1996); Premio de la Sociedad Agronómica de Chile por el trabajo “Uso óptimo del agua bajo condiciones de escasez e incertidumbre” (1984); Premio al Mérito Agronómico de la Sociedad Agronómica de Chile (1994); Premio de la Sociedad Agronómica de Chile por el trabajo “Evaluación de la resistencia a estrés hídrico y estabilidad de rendimiento en genotipos de trigo” (2002); Premio Carlos Porter del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Chile (2006); Medalla al Mérito Académico Rector Ruy Barbosa en la Universidad de Chile (2010), y otros.

Gentilmente ha accedido conversar con Iniciativa Laicista.

Entrevista de Eduardo Quiroz Salinas.

 

IL.- La gran sequía que ha afectado a nuestro país durante los últimos diez años se ha traducido en pérdida de la capacidad competitiva en nuestras exportaciones de verduras y frutas frente a vecinos como Perú y Colombia. Además la sequía ha provocado pérdidas significativas de producción de la pequeña agricultura, especialmente en la ganadería de subsistencia y la actividad apícola. ¿Piensa usted que los gobiernos han tratado verdaderamente de buscar soluciones? ¿Qué solución recomendaría usted?

EA.- Ante la sequía, la única solución a corto plazo es el riego localizado para aumentar la eficiencia de aplicación. La fruticultura y horticultura se realizan bajo riego por lo general localizado. Allí hay que asegurar el suministro de agua por lo que el problema se transforma a uno de competencia por agua de los sectores mineros, agrícola y de la población, es decir, de suministro. Evidentemente el consumo humano tiene prioridad sobre los otros dos sectores. Acá entramos en un problema, el agua en Chile está concesionada y aun con sequía se usan grandes cantidades en agricultura (ejemplo, Río Aconcagua y su producción de frutales y hortalizas). Para aumentar el suministro pienso que la población no tiene otra opción que suministrar agua desalada a las grandes ciudades como Valparaíso, Viña del Mar y, eventualmente, Santiago.

IL.- La pequeña agricultura ha tenido y tiene problemas de comercialización y de crédito, ya que una gran parte es una agricultura de subsistencia y no cuentan con los canales apropiados para la comercialización de sus productos. ¿Cómo podría enfrentarse esta dificultad?

EA.- Ofreciendo canales de comercialización adecuados a los pequeños agricultores. Creo que un ejemplo a imitar es el de producción y venta de frutillas a la altura de Chanco y más al sur por la Cordillera de la Costa. Otro es la producción, exportación y venta de arándanos en la región de Los Ríos.

IL.- El modelo de desarrollo neoliberal desplegado en Chile muestra un patrón de crecimiento extractivista que se ha traducido en la depredación de los recursos naturales y la reducción de la diversidad productiva. Dado ese contexto, ¿cree que es necesario alinear el desarrollo de la investigación y la producción de conocimiento con los problemas e intereses del país?  Si es así ¿cómo se podría hacer eso, en su opinión?

EA.- En primer lugar no creo que sea necesario alinear el desarrollo de la investigación y la producción de conocimiento con los problemas e intereses del país, por cuanto a mi parecer ya están alineados. En su parte agrícola Chile tiene clima mediterráneo, apto para producir frutas, vinos y hortalizas. Y eso es lo que produce y exporta Chile. Lo hace con alta tecnología. Debo decir que Chile es el único país de América del Sur que tiene este clima y es ese el principal recurso que estamos usando en agricultura (no depredando). El uso del suelo y del agua incorpora cada vez mayores criterios de sostenibilidad.

Creo que las cosas en agricultura y agronomía se están haciendo bien y cada vez mejor. Perdone que no opine de otros sectores de la economía, pero no los conozco lo suficiente .

El problema a resolver, a mi juicio, es el de la pequeña agricultura, que para los pequeños agricultores es un medio de vida. INDAP debiera directamente intervenir en la producción y comercialización de los productos. Ojalá esta actividad se pudiese hacer suficientemente atractiva para disminuir la migración del campo a la ciudad de las nuevas generaciones.

IL.- Considerando su experiencia académica como docente e investigador ¿cuáles son los aspectos fundamentales que, a su juicio, debieran recomendarse para generar una innovación cualitativa en la formación de los profesionales del área (y otras afines) en la que se han desempeñado

EA.- Lo que es esencial como docente e investigador es entregar valores a la juventud. Pero es difícil entregar valores, no hay una clase de honradez, por ejemplo, que te enseñe a no copiar en las pruebas. Esto es algo que viene con la educación (a mayor nivel de educación, más te vales por ti mismo y más respetas el pensamiento y accionar ajeno), además es algo que se aprende observando a otro y teniendo aprecio por ese otro. Necesitamos una gran cantidad de profesores altamente educados y que sirvan de ejemplo a los alumnos. Lo mismo pasa con la investigación. En la universidad la investigación se hace con alumnos en tesis. Esas tesis deben ser replicables en cualquier momento. Y los alumnos aprenden del profesor, quien debe tener una rectitud a toda prueba.

IL.- Desde el punto de vista de la diversidad geográfica, ¿cómo estima que debiera formularse técnicamente una política de desarrollo nacional? 

EA- Una vez más me pregunta por el desarrollo, el que es altamente complejo. Años atrás un Director de Conicyt me invitó a formar parte de un Comité de Centros Regionales. Ya entonces la investigación se estaba regionalizando. Hace dos años atrás participé en un estudio de Regionalización de Chile. Allí era clara la diversidad aun dentro de una región. Me tocó participar en la región de Valparaíso y tuvimos que dividirla en una primera aproximación. Ahí aprendí también que los estudios de regionalización venían de antaño. Pero es difícil regionalizar un país tan diverso como Chile. Pero, si queremos desarrollarnos (uso el término genérico), es mejor que el país se regionalice a la brevedad.

IL.-En estos tiempos complejos, ¿cómo cree que se puede sensibilizar y desarrollar el interés de la gente por la crisis hídrica que está afectando a Chile igual que al resto del mundo?

EA.- Es muy simple sensibilizar a alguien de la crisis hídrica. Suban el precio del agua, quiten concesiones. Yo diría que estamos todos o casi todos sensibilizados. Un amigo y colega perdió una plantación de paltos en el valle de Petorca (muchos pesos). El año pasado yo no tuve agua para regar mi parcela en Olmué; aún más: ¡hubo períodos en que no tuve agua para la casa!

IL.- ¿Hay suficientes programas educativos que enseñen a los jóvenes a encantarse con la labor agrícola, a forjar una cultura del agua y de defensa del medio ambiente? Porque lo que se aprecia es que la gran mayoría de los jóvenes campesinos migran a la ciudad y prefieren los trabajos urbanos en desmedro de los rurales, a pesar de recibir muchas veces salarios menores.

EA.-Evidentemente los jóvenes prefieren irse a la ciudad si en el campo no ven una buena opción de trabajo o simplemente no hay trabajo para ellos. Esta es la razón de que haya que desarrollar la pequeña agricultura (de allí migran especialmente los jóvenes). ¿Para qué vamos a desencantar a un niño enseñándole algo que mañana no podrá usar? Aun así, creo que nuestros programas docentes son buenos.

IL.- En la misma perspectiva, ¿piensa que sería benéfico incluir nociones de fitomejoramiento en la enseñanza general de los colegios?

EA.- El día de hoy ha tomado mucho impulso el fitomejoramiento participativo. Lo de participativo proviene de que a partir de una determinada generación son los propios agricultores/campesinos los que realizan las selecciones y ellos se interesan en lo que está ocurriendo. No sería descabellado dar nociones de mejoramiento genético a los niños, ellos interactuarían con sus padres . Hay muchos escritos en la literatura con mejoramiento participativo, mostrando grandes éxitos.

Shamar Stephen Womens Jersey