Columna de Opinión

La Pontificia contra el Estado

Gonzalo Herrera

Sintiéndose agraviada, la Pontificia Universidad Católica de Chile ha presentado una demanda contra el Estado por incumplir la ley que establece la entrega de Aporte Fiscal Indirecto (AFI) a las universidades. Arguye el rector Sánchez  que se trata de una “normativa vigente, creada como ley de financiamiento permanente, orientada a fortalecer a las instituciones con alto desempeño y preferencia entre los estudiantes”. Pero el rector omite señalar que la decisión de no entregar recursos para el AFI fue sancionada por el Congreso, con una amplia mayoría integrada por parlamentarios de todos los sectores, durante la pasada tramitación de la Ley de Presupuestos.

Habiéndose instituido durante la dictadura, el D.F.L. N° 4 de 1981 que estableció este financiamiento, tenía como objetivo aumentar la calidad de la educación en la lógica de mercado del modelo económico impuesto: la competencia entre las instituciones y su capacidad para captar a los mejores alumnos que postularan al nivel superior. De esa manera, subvencionaba aranceles a través de un aporte monetario —en 2015, último año que operó a plenitud, canalizó alrededor de $ 25.000 millones— de acuerdo al número de matrículas que las instituciones lograran entre los 27.500 mejores puntajes en la PSU. El monto anual era asignado por la Ley de Presupuestos del Sector Público,  que  fue la que redujo este aporte a la mitad para el 2016 (destinando el otro 50% a financiar gratuidad y becas), eliminándolo en forma total para el presente año.

En las propias palabras del rector está la razón de por qué el Gobierno haya decidido quitar el AFI. El “fortalecimiento de las instituciones con alto desempeño”, en conceptos de Sánchez, ha sido posible a través de un flujo ascendente de recursos públicos a las universidades privadas, transformándolo en un instrumento regresivo al favorecer inequitativamente a los planteles que acogen a los alumnos de familias con mayores recursos del país. Es historia sabida que al amparo de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), publicada al inicio del periodo post dictadura, en marzo de 1990, y derogada recién en 2009, surgieron poderosas empresas en torno a la educación, las que constitucionalmente podían aceptar la participación de sociedades de inversionistas, lo que hizo del lucro su objetivo central.

Leer más...

Columna de Opinión

Religión, política y conservadurismo en República Dominicana

Rubén Moreta

 

La religión es una actividad privada, libre y particular de los ciudadanos, pero en República Dominicana desde el litoral religioso-católico se pretende dirigir la sociedad. Los hombres de sotana han asumido un rol político que no le está conferido. Se han arrogado responsabilidades divorciadas de su cometido, sin que el liderazgo político haya impuesto una línea roja, que los retorne exclusivamente al templo.

La comunidad protestante o evangélica, generalmente marginada del mecenazgo estatal, se ha ido compactando y hoy constituye una red social activa de cientos de miles de seguidores. Sus líderes ya consiguen gran despliegue en los medios de comunicación –periódicos, radio y televisión-, desde donde dictan recetas de como conducir la vida nacional. Lógicamente, también pretenden imponer su agenda conservadora.

Tanto católicos como evangélicos ignoran que el diseño y aplicación de políticas públicas corresponde a los gobiernos. El pueblo soberanamente escoge a sus gobernantes para que sean quienes encausen y lideren la acción pública. La tarea de la iglesia debe quedarse en el ámbito estrictamente espiritual y privado.

Leer más...

Columna de Opinión

LOS NUBARRONES QUE SOPLA TRUMP

Gonzalo Herrera


Los vaticinios de los especialistas van desde el temor hasta unas muy cautas expectativas para el mundo en 2017.

El lento crecimiento económico manifestado a comienzos del 2016 fue bruscamente trabado, primero por el Brexit, y las consecuencias financieras que podría provocar en el corto y mediano plazo, y posteriormente por la irrupción de Donald Trump.

El FMI advierte sobre la “baja de confianza de los consumidores” y abre la posibilidad de una mayor desaceleración en el crecimiento mundial para el presente año. Específicamente en nuestra región, a las dificultades endémicas que han impedido retomar un ritmo franco de crecimiento a las economías latinoamericanas, después del alto precio alcanzado por las materias primas en los años anteriores, se suma ahora la incertidumbre sobre cuál va a ser el real comportamiento de EE UU hacia los países del sur en la era Trump.

Muchas páginas se han escrito en los últimos meses acerca del riesgo global que supone una persona impredecible y no calificada como la que tomará posesión del poder en menos de tres semanas, por la trascendencia de las decisiones que pudiera adoptar en distintos ámbitos. Riesgo, como hemos dicho, para la economía mundial y, no en menor medida, para la seguridad en las extensas regiones  del mundo donde EE UU tiene desplegadas sus fuerzas militares, incluso con armas nucleares de carácter estratégico, lo que explica la reciente decisión de Putin de reforzar los arsenales rusos con misiles aptos para superar el sistema de “escudos” de la OTAN.

Leer más...

Sapere Aude  -  Rogelio Rodríguez

NUESTRA EVOLUCIÓN MORAL

La conciencia moral - el saber distinguir entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto - es temática disputada desde antiguo por filósofos y teólogos.  Hace algunos años los psicólogos entraron también al reparto.  Y ahora, nos dice Frans de Waal, los biólogos han metido la nariz también en el asunto.

Y a juzgar por lo que ha escrito este etólogo holandés en el libro que nos ocupa, no solo ha metido él la nariz, sino que ha entrado avasalladoramente en el tema con una interesante y provocadora teoría que nos ofrece.

¿Qué nos dice el enfoque biológico de De Waal sobre la moral?  Dice, de entrada, que no necesitamos a Dios para explicarnos la inclinación al bien que se observa en la mayoría de los seres humanos.  La religión no es  - como pretenden las conocidas doctrinas de la fe -  la fuente de los valores morales.

¿Por qué somos capaces, entonces, de diferenciar lo bueno de lo malo?  Por la capacidad que tenemos de ser buenos y malos.  Y esta capacidad debe rastrearse, según De Waal, en nuestra historia evolutiva.  Indagando las formas de comportarse y relacionarse de nuestros ancestros, se puede verificar si la moralidad es anterior a la religión, la que solo tiene un par de milenios de antigüedad.

El modo más cercano de poder saber algo del comportamiento de nuestros antepasados es observando la conducta de las especies primates más emparentadas con nosotros genéticamente, esto es, los chimpancés y los bonobos.  Para De Waal son estos últimos  - los bonobos -  los que más pistas pueden ofrecernos para saber cómo se comportaba nuestro ancestro común,  ya que han cambiado menos desde el punto de vista evolutivo y, por tanto, han retenido más rasgos originales.

Leer más...