Colombia recibe a Dawkins

 

Vengo llegando de Bogotá, donde estuve una decena de días aprovechando las vacaciones universitarias de Fiestas Patrias.  Es una ciudad enorme  –cobijo de más de 9 millones de habitantes–  y llena de interesantes espacios culturales que visitar: museos, parques, santuarios, barrios históricos, teatros, centros de arte y cultura, librerías…

No hay metro en Bogotá.  El transporte consiste en buses tipo Transantiago  –allá se denomina Transmilenio y, por cierto, funciona mucho mejor que acá–  y en taxis, el valor de cuyas carreras nos resulta a los chilenos baratísimo.  Uber está entrando, también, a pasos acelerados.

Diez días, por tanto, sin andar en metro.  Sin padecer las fastidiosas aglomeraciones de personas y, sobre todo, sin padecer el asedio de insufribles vendedores de productos de todas layas, de cantores que pretenden hacer arte musical con su bullicio y de raperos e hiphoperos que importunan sin respeto ni gracia con sus rimas desabridas, toda una panda de sujetos que han convertido los carros en verdaderas ferias de las pulgas.

Leer más...

Imagine

Coral Bravo

ElPlural.com 14/09/17 (fragmento)

Me pongo a escuchar 'Imagine' y me viene a la mente una idea inspirada en la preciosa metáfora que utilizó Pilar Miró en el título de su magnífica película de 1981 'John Lennon que estás en los cielos'; porque Lennon es un paradigma y un referente para muchos, y me incluyo, tanto en el plano musical como en el político y, sobre todo, en el plano humano.

Pacifista, humanista y gran defensor de los Derechos Humanos, acabó utilizando su música y sus canciones como una herramienta para transmitir al mundo sus ideas sobre paz, sobre amor, sobre respeto y sobre un mundo justo. John Lennon era, lógicamente pues, un hombre ateo, es decir, pacifista, solidario y librepensador.

Imagine es una canción atea. Es un himno dedicado a la libertad, a la paz, a la solidaridad y al amor. Al exbeatle le quedaban esperanzas de un mundo mejor, y escribió esta canción para compartir ese ideal supremo con el mundo, poco antes de ser asesinado, curiosamente, por un demente, un fanático religioso. “Imagina que no hay cielo ni hay infierno (….) nada por lo que matar o morir, ni tampoco religión. Imagina a todo el mundo viviendo la vida en paz...” dice la canción.

Leer más...

La verdad sobre los evangélicos chilenos

Sebastián Jans

Las conductas observadas en la llamada Catedral Evangélica, no deben llevar a errores respecto de la posición y conducta de las confesiones identificadas en Chile como evangélicas o protestantes.

Quienes se congregan en ese lugar específico son una parte del conjunto de las iglesias protestantes chilenas, donde hay instituciones de esa identidad religiosa que tienen una larga y prestigiada tradición en nuestro país, basada en la tolerancia, en el respeto a la ley y a los procesos de discusión democrática que permiten concluir en las normas legales que a todos nos rigen dentro de la República.

Estas tradiciones recogen las mejores doctrinas del protestantismo, que se fundan en la valiosa experiencia de los siglos 17 y 18, donde pudo por fin reconocerse la libertad de conciencia en la fe y también fuera de ella, y donde grandes pensadores de esa identidad religiosa dejaron su aporte a las libertades individuales y a los derechos humanos, tales como Johannes Althusius, Thomas Hobbes, Felipe Schwarzerd, Alexandre Vinet, etc., incluyendo al pietista Kant.

Leer más...

Pantalones laicos

Eduardo Quiroz S.

A lo anacrónico e inapropiado del acto Te Deum  – considerando que no tienen relación alguna Estado y creencias religiosas –   tenemos que agregar lo acaecido en el último de parte de las iglesias evangélicas, como causales directas para algo que debió venir hace tiempo. No más participaciones de autoridades de Estado en ceremonias de credos con estatus de oficiales. Además de pasar a llevar el resto de las creencias y no creencias, igual de respetables, se violan los principios de un Estado laicista y su deber ser y se expone un mandatario de cualquier signo a faltas de respeto como las vividas por nuestra Presidenta.

Los evangélicos del polémico evento producido en la Catedral Evangélic,a han olvidado que vivimos en una sociedad laica, es decir, donde las creencias y ritos de fe deben realizarse en privado, en lugares de culto y hogares de los creyentes, pero que en el espacio público lo que deben imperar son los argumentos basados en la razón.  Quisieran, al parecer, emular a los fundamentalistas islámicos para quienes el mejor régimen político es la teocracia.

Leer más...