opinion banner

Encaucemos la rabia

Hernán Lillo Nilo

lillo

Terminadas las primarias del 2 de julio pasado, un respiro de alivio pareció sentirse en los conglomerados políticos que lograron competir en esta elección. La participación electoral alcanzó cifras muy superiores a las que se preveían horas antes, no sólo por la coincidencia con la final de Chile con Alemania en la Copa Confederaciones, sino por la ausencia del pacto de la Nueva Mayoría y, más aún, por el poco entusiasmo que estos comicios parecían despertar en la ciudadanía. Sin embargo, más allá de que no se produjera un cataclismo en el número de votantes, el número de estos, algo más de 1.800.000, representa apenas un 13% del total del padrón electoral, en comparación a los más de tres millones de personas que, en total, participaron en la Primarias Presidenciales de la Nueva Mayoría y de la Alianza en el 2013.

Nada ganamos entonces con un complacencia vacía. El encono hacia los políticos flota en el ambiente como el smog. A veces su densidad se reduce, cuando se mezcla con su pariente lejano, la apatía política. Pero no tarda en asomar, bajo cualquier pretexto, en las calles, en la locomoción colectiva, en los estadios, en las colas interminables.

Leer más...

Sin eufemismos: ¡horrores y no errores! 

Gonzalo Herrera

Gonzalo Herrera, Editor Iniciativa LaicistaQuienes hayan visto antenoche el programa de Chilevisión Tolerancia Cero y escuchado las denuncias del diputado René Saffirio probablemente no hayan dormido bien. La dantesca descripción de los abusos y maltratos a que son sometidos las niñas, niños y adolescentes en los hogares que los acogen, supuestamente “bajo la protección del Estado”, pone en serio entredicho la competencia e integridad de la estructura diseñada por ley 2.465 para el cuidado de menores, abandonados por sus familias o hijos de mujeres, normalmente adolescentes, que carecen de los recursos o condiciones psíquicas o físicas para criarlos.

Lo más indignante, sin embargo, es que los estremecedores detalles que salen a la luz pública a partir del informe de la Comisión Investigadora Sename II de la Cámara de Diputados, imputando de "negligencia inexcusable" a la ex ministra de Justicia Javiera Blanco y que fuera rechazado en la Sala después de un intenso lobby por parte del Ejecutivo, han venido ocultándose por años, bajo distintos gobiernos, a fin de proteger a altos funcionarios en sus cargos, sin que tuvieran que comparecer ante los tribunales para dar cuenta por la responsabilidad que pudiere caberles en los focos de corrupción.

Leer más...

Sapere Aude  -  Rogelio Rodríguez

Los Turcos y la Teoría de la Evolución

 

Leo hoy en El Mercurio – 6 de julio de 2017 – que el Ministerio de Educación de Turquía ha decidido eliminar de los planes de enseñanza media la teoría de la evolución. Seguramente esta reforma tiene que ver con el retorno, desde ya hace años, del presidente Erdogan a un integrismo religioso de lo más duro e irracional (él lo ha denominado “democratización”, pero no es otra cosa que deshacerse de la herencia laica establecida por Kemal Atatürk).  Afortunadamente para la imagen de Turquía, se añade que esta medida ha provocado entre la población “una ola de indignación”.

 

La evolución ya no es una teoría, sino un hecho científico. Cada día aparecen nuevas pruebas a su favor y más sólidas que nunca.  Cuando la evidencia a favor de una teoría es abrumadoramente grande, seguir llamándola teoría puede confundir a las mentes ignorantes o dar armas a quienes se oponen a ella. Porque quienes niegan la evolución  –como seguramente el ministro turco de Educación–  se apoyan en que “es solamente una teoría”.

También se podría decir que es una teoría la que afirma que la Tierra gira alrededor del sol, pero ya nadie en su sano juicio la pone en duda; se acepta como un hecho científico establecido el movimiento heliocéntrico de nuestro planeta.

Leer más...

Opiniones en la Web

 

Estado laico y derechos humanos

Armando Hernández Cruz

sdpnoticias.com 04/07/17 (fragmentos)

Hablar de Estado Laico implica tomar en cuenta el antecedente histórico de los Estados dirigidos por una religión. Fue durante el siglo pasado y principalmente el antepasado que la pugna liberal por los derechos humanos buscó y consiguió la laicidad del Estado, en este proceso global México no fue la excepción.

Desde nuestra Constitución anterior, la de 1857, y particularmente por las inmensas aportaciones del Presidente Benito Juárez al constitucionalismo mexicano, México se reconoce como un Estado Liberal, pues el laicismo es expresión de la libertad del Estado, en general, del liberalismo.

El Estado laico busca la libertad y lo hace en dos sentidos. Por un lado, la laicidad implica un principio democrático, y por otro, la laicidad se presenta como un derecho humano.

En cuanto al principio democrático lo podemos ver en nuestra Constitución federal en el artículo 40 que le da a la república el carácter de laica, así como en el artículo 130 de la que señala que el principio histórico de la separación del Estado.

Leer más...