Opiniones en la Web

 

Puros y castos

José Ortega Martínez

Ortega

Excelsior.com.mx30/05/2017

(fragmentos)

 Aprovecho este espacio para reiterar que las visiones ideológicas ya no son útiles para referenciar las razones, sentidos, objetivos del pensamiento y del quehacer social, comunitario y político. Quizá no lo fueron nunca, pero ahora, en los principios del siglo XXI, menos lo podrán ser. La mayoría de las personas en el mundo no utiliza ya conceptos ideológicos para tratar de ubicar sus preferencias, identidades, exigencias y demandas sociales. 

Veamos, por ejemplo, uno de los grandes problemas que padece la humanidad: la carencia de agua potable. Cuando cualquier persona, pueblo o comunidad de alguna parte del mundo demandan contar con este recurso natural para satisfacer necesidades vitales, no lo hacen porque sean de la izquierda o porque sean de la derecha; o porque sean cristianos, judíos, musulmanes, etcétera. Gestionan simplemente su derecho al agua potable en razón de aspirar a vivir con dignidad y, en no pocas ocasiones, en razón de una elemental exigencia para sobrevivir.

Adoptar la mejor tecnología y hacerse de los suficientes recursos para resolver este problema no debiera implicar la adscripción a una ideología, sea política o religiosa. En sentido diferente, lo que se requiere es sentido práctico, capacidad científica, los recursos técnicos y financieros y, sobre todo, eficacia y honradez en la gobernabilidad.

Leer más...

Opiniones en la Web

 

¿Lo personal es político?

José Fernando Salcedo

Estudiante de la Universidad del Norte de Barranquilla

ElColombiano.cl (08/06/17)

 

La frase dicha por el representante a la Cámara por el Partido Liberal, Silvio Carrasquilla, en el debate sobre el proyecto de referendo sobre la adopción, propuesto por Vivian Morales, “la Biblia es primero que la Constitución”. Me hizo recordar la máxima feminista, “Lo personal es político”, que fue impulsora de la lucha por la igualdad, la búsqueda de los derechos y un Estado que fuera capaz de garantizar la plenitud de condiciones para alcanzar la felicidad. Estado Laico, más respeto a la diversidad ligado a un rechazo al fanatismo es la apuesta.

Definitivamente lo personal sí es político, porque reivindica las propias individualidales para la búsqueda de una sociedad donde quepamos quienes queramos caber. Es una apuesta por la construcción de un Estado, una sociedad y un modelo económico donde no sean necesarias las acciones afirmativas, porque sin importar en qué crees, en qué piensas, quién te gusta o cualquiera otra posibilidad no seas discriminado o maltratado.

Leer más...

Sapere Aude  -  Rogelio Rodríguez

 

La Democracia Amenazada                                                                                   rogelio0517                       

A la vista de lo que ocurre en Venezuela con un Maduro autoritario que cada vez castiga más a sus opositores y somete a su pueblo a padecimientos absurdos, de los frecuentes atentados terroristas en los países europeos motivados por el fanatismo religioso islámico, de la brutalidad política y falta de empatía con sus aliados del presidente-empresario norteamericano Donald Trump, y de tantos otros fenómenos sociales reñidos con los valores cívicos más elementales que están ocurriendo en el planeta, no podemos sino preguntarnos con preocupación cuál será el futuro de la democracia.

¡Ah, la democracia! Sistema de gobierno inventado en la antigua Grecia que, con el correr de los siglos, ha ido creciendo, cambiando, adquiriendo rasgos más maduros sin perder sus características iniciales, fortaleciéndose con la creación de nuevos derechos y la defensa de principios más humanistas, extendiéndose desde Europa hacia América, África y Asia, y que en lo que va de este siglo ha empezado a hacer agua también por varios lados, viéndose amenazada por viejos y nuevos enemigos, arriesgándose hoy por su propia fisonomía a incubar en su seno los peligros mismos que pueden destruirla.

La democracia es un entramado complejo de cuestiones que se han ido amalgamando mejor o peor con el paso del tiempo hasta convertirse en el sistema político característico del llamado mundo occidental.  Este sistema político –el peor sistema con excepción de todos los demás, al decir de Churchill–  parece enfrentar hoy la peor crisis experimentada a lo largo de su historia, según nos informa el filósofo y lingüista Raffaele Simone en su libro que destacamos.

Leer más...

Opiniones en la Web

 

Nuestra guerra santa

Santiago Gamboa

ElEspectador.com (26/05/17)

(Fragmentos)

 

Como era de esperar, el proceso de paz (a pesar de que su implantación está siendo lenta y azarosa) ya le dio la posibilidad a nuestra sociedad de centrarse en problemas distintos. Al dejar de estar en primer plano la urgencia de la guerra, ciertas controversias que debían haberse resuelto antes, ahora se vuelven urgentes. Como escribió Estanislao Zuleta, el nivel de un país se mide por la calidad de sus conflictos; no se trata de no tenerlos, sino de tener mejores y más actuales.

Y tal vez el más interesante de los que veo en estos tiempos de posconflicto es el de la laicidad: el Estado laico versus el Estado teocrático. Las recientes controversias que buscan dejar sentado que la mayoría cristiana o católica en Colombia debería tener derecho a reglamentar algunas normas ciudadanas, por el hecho de ser mayoría, es hoy, a mi modo de ver, el debate más urgente.

Esto tiene que ver con el proceso de paz, claro, ya que la consolidación de las iglesias como fuerza política, con la cara destapada, fue a raíz del plebiscito. Todos vimos cómo un grupo grande de iglesias retó al Estado y le plantó cara, sobre todo con dos objetivos: por un lado evitar que les cobraran impuestos, y por otro, más doctrinal y moral, oponiéndose a lo que ellos llamaron “ideología de género”, que en su opinión estaba “encriptada” en los acuerdos de paz y que llevó a algún pastor a arengar y poner a sus feligreses en guardia contra el supuesto “Estado homosexual” que se derivaría de los acuerdos. Hay muchas cábalas, pero casi todos los analistas coinciden en que esas iglesias le pusieron cerca de un millón de votos al No.

Leer más...