Pantalones laicos

Eduardo Quiroz S.

A lo anacrónico e inapropiado del acto Te Deum  – considerando que no tienen relación alguna Estado y creencias religiosas –   tenemos que agregar lo acaecido en el último de parte de las iglesias evangélicas, como causales directas para algo que debió venir hace tiempo. No más participaciones de autoridades de Estado en ceremonias de credos con estatus de oficiales. Además de pasar a llevar el resto de las creencias y no creencias, igual de respetables, se violan los principios de un Estado laicista y su deber ser y se expone un mandatario de cualquier signo a faltas de respeto como las vividas por nuestra Presidenta.

Los evangélicos del polémico evento producido en la Catedral Evangélic,a han olvidado que vivimos en una sociedad laica, es decir, donde las creencias y ritos de fe deben realizarse en privado, en lugares de culto y hogares de los creyentes, pero que en el espacio público lo que deben imperar son los argumentos basados en la razón.  Quisieran, al parecer, emular a los fundamentalistas islámicos para quienes el mejor régimen político es la teocracia.

Leer más...

La libertad religiosa que obtura la libertad

Dora Barrancos

www.pagina12.com.ar 08/09/2017

El proyecto sobre libertad religiosa, enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso de la Nación Argentina, coloca a la actual gobernanza en las antípodas del liberalismo. Es por completo antinómico de aquel texto reverencial “Sobre la libertad” de John Stuart Mill, a quien estoy segura no ha leído buena parte de la membresía del actual elenco gubernamental.

El proyecto atrasa los presupuestos liberales de fijación de las dimensiones de competencia del Estado en más de dos siglos y sorprende que haya podido tener la aquiescencia - o la actitud negligente - de quienes profetizan augustamente acerca de las cortapisas a la vida republicana.

Este proyecto hace depender los derechos personalísimos ganados - que otorgaron más garantías a las acciones privadas de las gentes quitando las coerciones morales -, para sujetarlos a la arbitrariedad religiosa de quienes se oponen a esos derechos mediante el trámite de la objeción de conciencia.

Leer más...

La educación pública básica y media. Los pilares olvidados

 

Rodrigo Sepúlveda Úbeda, Profesor de Biología y Abogado

Desde su título este trabajo propone una tesis: que la educación pública ha sido gravemente desatendida desde el quiebre del sistema democrático en 1973; que los gobiernos democráticos habidos desde el año 1990 en adelante han carecido de la convicción y voluntad políticas para revertir los efectos que en el ámbito educacional ha tenido el principio de subsidiariedad contenido en Constitución Política de la República (cuyo origen espurio no ha podido ser subsanado) y que el actual proceso de reformas ha postergado de modo inexplicable a ambos niveles de enseñanza pública.

El Estado de Chile fue progresivamente desentendiéndose del sistema de educación pública creado a partir de la segunda mitad del siglo XIX, entregando a la iniciativa privada la provisión de la mayor parte de los servicios educacionales, logrando un aumento de la cobertura educacional, pero con grave detrimento de la calidad de la enseñanza y grave inequidad entre la educación recibida por los grupos más vulnerables de la población en relación con los más favorecidos.

Leer más...

Hospitales de Irlanda: algunas secularizaciones

Keith Porteous Wood

 Imagen relacionada

secularism.org.uk 01/09/17

La Iglesia Católica en Irlanda, hasta hace poco, simplemente asumió que administraría gran parte de los servicios de salud del país, de la misma manera que lo hace con sus escuelas. Pero esa suposición complaciente fue desafiada recientemente cuando una manifestación furiosa de personas protestó ante un nuevo hospital de maternidad financiado con fondos públicos.

El gobierno tenía la intención de entregarlo a una orden religiosa, las Hermanas de la Caridad (cuya notoria mala reputación por abuso en la lavandería de Magdalena es bien conocida). Los clérigos sostenían que debido a que la Iglesia poseía la tierra en la que se construyó el hospital, tendría control sobre el establecimiento hospitalario.

Esto era particularmente sensible, ya que algunos de los servicios que normalmente se llevan a cabo en un hospital de maternidad no se realizarían: aquellos relacionados con el aborto, la provisión de anticonceptivos y el trabajo en la reasignación de género son ejemplos obvios. Después de la reacción indignada del público ante el hospital de maternidad, las Hermanas de la Caridad dejaron de dirigir el hospital y se formó un nuevo fideicomiso sin ningún aporte religioso.

Leer más...