Hospitales de Irlanda: algunas secularizaciones

Keith Porteous Wood

 Imagen relacionada

secularism.org.uk 01/09/17

La Iglesia Católica en Irlanda, hasta hace poco, simplemente asumió que administraría gran parte de los servicios de salud del país, de la misma manera que lo hace con sus escuelas. Pero esa suposición complaciente fue desafiada recientemente cuando una manifestación furiosa de personas protestó ante un nuevo hospital de maternidad financiado con fondos públicos.

El gobierno tenía la intención de entregarlo a una orden religiosa, las Hermanas de la Caridad (cuya notoria mala reputación por abuso en la lavandería de Magdalena es bien conocida). Los clérigos sostenían que debido a que la Iglesia poseía la tierra en la que se construyó el hospital, tendría control sobre el establecimiento hospitalario.

Esto era particularmente sensible, ya que algunos de los servicios que normalmente se llevan a cabo en un hospital de maternidad no se realizarían: aquellos relacionados con el aborto, la provisión de anticonceptivos y el trabajo en la reasignación de género son ejemplos obvios. Después de la reacción indignada del público ante el hospital de maternidad, las Hermanas de la Caridad dejaron de dirigir el hospital y se formó un nuevo fideicomiso sin ningún aporte religioso.

Ahora, después de lo que se ha descrito como una "disputa perjudicial y prolongada con las Hermanas de la Caridad", las monjas también han acordado vender la tierra al Estado, que a su vez se ha comprometido a que el hospital efectuará "los servicios a las mujeres irlandesas permitidos por la ley".

 El clamor público por el hospital de maternidad fue una dura lección para el gobierno irlandés. La sociedad irlandesa ha cambiado y su gente ya no está preparada para tolerar que la Iglesia interfiera tan ampliamente en la vida privada de los ciudadanos. Irlanda es ahora, como la comentarista católica Mary Kenny admitió, post-católica.

Y las lecciones han sido aprendidas. Un nuevo hospital infantil financiado con fondos públicos se inaugurará en Dublín en 2021 y la principal pregunta que se hace al público es: ¿qué grado de participación religiosa habrá? La respuesta del ministro de salud a esa pregunta difícilmente podría haber sido más inequívoca. "La legislación es muy clara: no habrá participación religiosa en nuestro hospital, todo el consejo será nombrado por el ministro en ejercicio... Este será un hospital secular y la legislación es clara en relación con eso. Se esboza en el programa del gobierno que este será un hospital secular, respaldado por la legislación".

El ministro hizo su anuncio flanqueado por los jefes de los hospitales que se fusionarían en la nueva instalación y los miembros del nuevo grupo que supervisaba el proyecto. Ninguno cuestionó sus comentarios.

Varios hospitales quedarán vacantes cuando sus actividades sean transferidas al nuevo hospital infantil. Uno de ellos, cuyos costos han sido financiados públicamente durante muchos años, es propiedad de las Hermanas de la Misericordia (que también han sido señaladas en el pasado por un alto nivel de abuso infantil en sus instalaciones). Se estima que valdrá 92 millones de euros, cuando las Hermanas de la Misericordia los pongan a la venta.

Por otro lado, otro hospital ha quedando vacante, el hospital de Nuestra Señora en Crumlin, que está bajo el control del arzobispo de Dublín. El prelado - a diferencia de muchos de sus colegas - mostró contrición notable sobre el abuso clerical a niños, y parece probable que pasará el hospital nuevo al Estado.

Después de demasiadas promesas no realizadas de secularización de gobiernos irlandeses anteriores, esta última administración  en el gobierno no se limita a hacer solo ruidos seculares, sino a respaldar sus afirmaciones con acciones tangibles. Esperamos que ello  pueda mantener en pie. Y si las Hermanas de la Misericordia aún deben contribuciones a los afectados por los abusos, espero que éstos sean obligatoriamente retenidos por las autoridades, de los ingresos de la venta de su hospital.