La educación pública básica y media. Los pilares olvidados

 

Rodrigo Sepúlveda Úbeda, Profesor de Biología y Abogado

Desde su título este trabajo propone una tesis: que la educación pública ha sido gravemente desatendida desde el quiebre del sistema democrático en 1973; que los gobiernos democráticos habidos desde el año 1990 en adelante han carecido de la convicción y voluntad políticas para revertir los efectos que en el ámbito educacional ha tenido el principio de subsidiariedad contenido en Constitución Política de la República (cuyo origen espurio no ha podido ser subsanado) y que el actual proceso de reformas ha postergado de modo inexplicable a ambos niveles de enseñanza pública.

El Estado de Chile fue progresivamente desentendiéndose del sistema de educación pública creado a partir de la segunda mitad del siglo XIX, entregando a la iniciativa privada la provisión de la mayor parte de los servicios educacionales, logrando un aumento de la cobertura educacional, pero con grave detrimento de la calidad de la enseñanza y grave inequidad entre la educación recibida por los grupos más vulnerables de la población en relación con los más favorecidos.

 La crisis del sistema educacional en Chile no concitó el interés prioritario de los poderes del Estado, en cuyas manos se encuentran las potestades para intervenirlo y eventualmente superarlas, sino hasta la llamada Revolución Pingüina del año 2006,  en que dicha crisis alcanzó niveles de preocupación nacional, siendo acallada con una reforma cosmética a la Ley Orgánica Constitucional de Educación publicada en el Diario Oficial el último día de la dictadura, y cuyos insatisfactorios resultados condujeron a las protestas estudiantiles del año 2011, que son el antecedente forzado y directo del proceso de reformas legales que se han llevado adelante desde el año 2014

La Reforma Educacional actualmente en curso contiene iniciativas legislativas que abarcan desde la educación pre escolar hasta la superior, incluyendo la creación de un Sistema Nacional de Educación Pública y una política nacional de desarrollo docente. Como sabemos, entre las desafortunadas aclaraciones del Ministro de Educación de la época,  la reacción de los titulares de intereses comprometidos, y la cobertura de la prensa interesada, tal proyecto fue visualizado por la opinión pública como un atentado a la libertad de enseñanza (un antiguo estandarte de los sectores ultramontanos del siglo XIX).

El Mensaje Presidencial con que se inicia el Proyecto de Ley de Creación del Sistema Nacional de Educación Pública (2015) contiene interesantes argumentos que lo justifican (“La educación pública es la única que tiene, como obligación expresa, el deber de asegurar la existencia de proyectos educativos de carácter plural y laico y por ende, no excluyentes ni particularistas.”), pero no obstante explicitar de modo inobjetable la importancia de la educación pública, se persiste en el modelo de provisión mixta a costa de recursos del estado.

Así las cosas, podemos concluir:

  1. Se advierte que la educación pública ha sufrido un proceso de deterioro y abandono que supera largamente las cuatro décadas de antigüedad.
  2. El Estado de Chile, a partir del año 1980 ha privilegiado la participación de sostenedores privados, en desmedro de la educación pública, manteniéndose inalterada la aplicación del principio de subsidiariedad en esta materia.
  3. El conjunto de reformas llevadas adelante a partir del año 2014 no ha puesto énfasis inmediato en mejorar la calidad de la educación pública de los niveles básico y medio, sino que se ha enfocado en regular el funcionamiento de la educación particular subvencionada y la promesa de gratuidad de la educación superior.
  4. Finalmente, y quizás lo más grave, hasta la fecha no se han materializado iniciativas legales que incidan directamente en la calidad del proceso de enseñanza- aprendizaje al interior del aula y en la formación docente, como tampoco se ha concretado el cambio de dependencia de la educación municipalizada, el que muy probablemente no alcance a concretarse durante el presente gobierno.