columna de opinion

Fake News (noticias falsas)

C. Olate2

Por Claudio Olate

Sea cortés, ande con cuidado, edúquese lo que más pueda, respete para que lo respeten… Y que Dios nos ampare. Siempre escucho estas frases antes de ver noticias en TV y me parece muy atingente a propósito de las “Fake News” o noticias falsas.

Reza el viejo refrán que no todo lo que brilla es oro y se refiere al tema que no todo lo que parece bueno en realidad lo es; del mismo modo, no todo lo que parece malo en realidad lo es.

Si a este refrán tenemos la posibilidad de combinarlo con la frase “Miente, miente que algo queda” es muy probable que algo se nos salga fuera de control. Los orígenes de esta famosa frase –que incluso fue materia de redes sociales en las pasadas elecciones presidenciales– se remontan al siglo I y se refiere a la forma de denostación y persecución del cristianismo.

Pero fue Joseph Goebbles, ministro para la ilustración pública y propaganda  del tercer Reich quien sintetizó la frase a partir de una acusación en contra del primer ministro inglés sir Winston Churchill. Goebbels escribió: “Una vez proferida una mentira, (Churchill) sigue repitiéndola sin que nada ni nadie se lo pueda impedir, hasta que al final él mismo termina creyéndola (….) a mayor abundamiento los ingleses se rigen por el principio: cuando mientes, miente en grande y sobre todo persevera en la mentira. Y así (Churchill) sigue mintiendo, aun a riesgo de volverse ridículo”.

La mayor red social del mundo Facebook con más de mil millones de usuarios, registró en julio recién pasado la mayor destrucción de valor bursátil en un día, tras perder en una jornada US$ 124 mil millones al comenzar a limpiar las cuentas falsas producto de la investigación iniciada por el Congreso estadounidense. De la misma manera entre abril y junio Twitter cayó en 1 millón de usuarios.

Todo relacionado con limpiar a la red de cuentas falsas de usuarios llamados “bots” a propósito de la proliferación de noticias falsas. Un bot es un programa informático que simula el comportamiento humano y en ciertas aplicaciones de redes sociales y mensajería comenzaron a incorporarlos siendo capaces de replicar noticias. En las redes sociales, las noticias falsas se extienden mucho más rápido que las verdaderas o reales. ¿Es acaso esto culpa de los bots?

En marzo de este año Soroush Vosoughi, Sinan Aral y Deb Roy (tres expertos del MIT) emitieron un estudio en donde analizaron 126.000 historias difundidas en Twitter entre los años 2006 y 2017, con más de 4.5 millones de tuits de unos 3 millones de personas, estimando que existen 48 millones de bots en Twitter y 60 millones en Facebook.

"La falsedad se difunde significativamente más lejos, más rápido, más profunda y más ampliamente que la verdad en todas las categorías de información, y los efectos fueron más pronunciados para noticias políticas falsas que para noticias falsas referidas a terrorismo, desastres naturales, ciencia, leyendas urbanas o información financiera", aclaran los autores del estudio. "Mientras que la verdad rara vez se difunde a más de 1.000 personas, el 1% de las noticias falsas más virales se difunde rutinariamente entre 1.000 y 100.000 personas".

Lo curioso es que estos resultados se cumplían incluso a pesar de que las personas que habitualmente difundían rumores falsos tenían muchos menos seguidores que aquellos que en su mayoría dijeron la verdad, algo que podría haber reducido su poder de promoción de falsedad. ¿A qué se debe? Esta diferencia no se debe a que las personas realmente preferimos las mentiras o que seamos conscientes de que eso es lo que estamos promoviendo al replicar una noticia falsa. Tampoco podemos culpar a los bots ya que  mientras éstos  aceleran la difusión de historias falsas, los autores descubrieron que las historias reales recibían un estímulo igual, lo que sugiere que el problema reside principalmente en los tuiteros humanos. En consecuencia, los autores buscaron diferencias en las respuestas de los humanos a las historias típicas de verdadero y falso para explicar sus observaciones. Al observar las reacciones a estas historias, descubrieron que las falsas inspiraban mayor sorpresa y disgusto; mientras que las verdaderas tenían más probabilidades de encontrarse con un sentimiento de tristeza, adelantamiento o confianza. Los autores sospechan que el valor novedoso de las noticias falsas alienta su difusiónpero también parece que el enfado motiva los retuits mucho más que la tristeza al leer un contenido.

El estudio también encontró que cada ciudadano de Estados Unidos se expuso en a lo menos tres noticias falsas creadas por bots durante el mes previo a las últimas elecciones presidenciales.

Así expuesto:

  1. Sea Cortés pero desconfíe cuando reciba una noticia política.
  2. Ande con cuidado y más aún cuando la noticia le provoque sorpresa o disgusto.
  3. Edúquese lo que más pueda pues de su comportamiento dependerá en mayor o menor medida el continuar una Fake News entre sus contactos.
  4. Respete para que lo respeten ya que tarde o temprano sus contactos notarán que lo que usted replica no tiene asidero y, peor aún, a pesar que lo tenga no le creerán;  y por último…
  5. Que Dios nos ampare, puesto que si la noticia no le irradia tristeza, ni anticipación ni confianza posiblemente se tratará de algo irreal.