columna de opinion

"ESTO ES WALL STREET DR. BURRY Y SI USTED NOS OFRECE EL DINERO GRATIS NOSOTROS LO TOMAREMOS”
¿y si el Dr. Burry representara  nuestras AFP?

 

C. Olate2

Por Claudio Olate

La película The Big Short (La Gran Apuesta) es, desde mi punto de vista, una excelente forma de contar cómo se gestó la gran recesión del año 2008. En ella, el actor Christian Bale encarna al Dr. Michael Burry. En una escena notable, este personaje –sentado en una sala de conferencias de un Banco de Inversiones en la ciudad de Nueva York– sostiene una entrevista con sus ejecutivos representantes planteando invertir en contrario al mercado, con lo que saca carcajadas entre los integrantes de la reunión. Luego estos últimos le responden a él con la frase con que se titula esta columna. Lo notable de esta escena, desde mi perspectiva, es la facilidad que plantean los ejecutivos de los bancos de inversiones para aprovechar una “buena oportunidad” –para ellos- sin meditar la procedencia de esos fondos. Es decir, si el Dr. Michael Burry representara a las AFP chilenas que invierten en el exterior a través de fondos de inversiones, pareciera ser que no les importaría que se trate de ahorros de toda la vida y destinados a solventar la pensión por vejez de la “Señora Juanita” y de tantas otras personas como ella.

Es sabido que las AFP invierten los fondos administrados del exterior en “manada”, es decir, todas utilizan casi los mismos gestores internacionales de fondos de inversión para que, a través de cuotas, administren los valores invertidos en el extranjero y obtengan una ganancia más o menos parecida. La principal motivación radica en que si algún fondo administrado por una AFP tiene rentabilidades bajo el promedio de todas, ésta debe compensar con sus propios fondos respecto de lo que dejó de ganar al afiliado. Por ejemplo, si una AFP obtiene para el Fondo A (mayor riesgo) 4 puntos porcentuales por debajo del promedio, debe compensar esta pérdida a sus afiliados.

¿Qué ha ocurrido en los últimos 9 meses? La historia reciente señala que, de un total de 90.000 millones de dólares administrados por las AFP en el exterior, cerca de 16.500 millones están invertidos en activos de los Estados Unidos. Esta es la cifra más baja desde hace 8 años ya que durante el año 2017 los analistas de las AFP (o quienes hayan sido sus asesores) concluyeron que el mercado norteamericano estaba sobrevaluado y era hora de vender. Los recursos desinvertidos fueron destinados a activos en el resto del mundo con preponderancia en Asia Emergente y Latinoamérica.

¿Qué ocurrió en este mismo lapso de tiempo con las rentabilidades? En estos últimos 9 meses los fondos en Norteamérica han ganado una rentabilidad en torno al 10%, mientras que Asia Emergente y Latinoamérica han perdido 12% y 14% respectivamente. No entraré en detalles respecto de cuáles fueron las razones que explican cada una de las rentabilidades ocurridas.

¿Qué ha pasado con los fondos administrados? Utilizando la información proporcionada por la Superintendencia de Pensiones, ésta señala que el Fondo A ha rentado en promedio un 0,76% los primeros 8 meses del año. La AFP que mejor rentó en este tipo de fondos obtuvo un 0,9% en tanto que a la que peor le fue ganó un 0,38%. Raya para la suma, ninguna AFP debe compensar la rentabilidad ya que todas tomaron más o menos la misma decisión.

Imagine al Dr. Burry proponiendo durante el segundo semestre del año 2017 un cambio en el portafolio regional de las inversiones administradas por las AFP (total todas actúan en manada) a lo que los representantes del Banco de Inversiones respectivo le respondan con el título de esta columna de opinión.

Ahh, lo olvidaba: el Dr. Burry es médico cirujano quien derivó hacia las inversiones y existe en la realidad. ¿Saben qué? Ahora está invirtiendo en agua alrededor de todo el mundo… , pero ya me referiré a este tema más adelante.